Sábado, 8 de Mayo de 2010

La eurozona debate cómo defenderse de la especulación

Críticas al BCE en la cumbre de líderes europeos por su pasividad ante el ataque de los mercados

DANIEL BASTEIRO ·08/05/2010 - 08:00h

La falta de reflejos en Europa a la hora de ayudar a Grecia y el pánico vivido en las bolsas en los últimos días han puesto en guardia a los países de la moneda única. Los líderes de la eurozona, reunidos ayer en Bruselas, trataban anoche de acordar un "sistema articulado de respuesta" contra los especuladores, a quienes culpan del suplicio griego y de los intentos de desestabilizar al resto de la zona del euro. Según fuentes diplomáticas, los países del euro ultiman un sistema de "intervención multilateral" para comprar deuda a través del BCE en los países acorralados por los rumores de mercado. La acción del Eurogrupo implicaría movilizar cientos de miles de millones, pero salvaguardaría la estabilidad de los Estados que no están en condiciones de sumar a los esfuerzos por salir de la crisis la presión insoportable de los mercados.

Dentro del Eurogrupo, Francia, España, Portugal e Italia impulsan el nuevo instrumento, que sería permanente y estaría destinado a "defender al euro de ataques fundados en rumores como los que aterrorizaron Wall Street", aseguran las mismas fuentes. En palabras del primer ministro portugués, José Sócrates, el Eurogrupo responderá con "decisiones y acción, no con declaraciones" porque "es el momento de la verdad para Europa" y su proyecto estrella: la moneda única.

Alemania mantenía anoche sus reticencias, porque es la economía menos amenazada de la zona del euro y porque su contribución al mecanismo sería mayor, en virtud de su peso económico. "Alemania está dispuesta a aplicar un abanico de medidas", aseguraron fuentes cercanas a la negociación, pero su apoyo a la propuesta, decisivo para que salga adelante, no estaba ayer asegurado.

Duras críticas al BCE

Varios países, entre ellos España, critican con dureza al BCE, que a diferencia de la Reserva Federal no se ha planteado inyecciones de liquidez ni comprar deuda de los países amenazados. "Está habiendo ataques coordinados de especuladores", denuncian las mismas fuentes, "que hacen preciso una actuación más rápida y directa", pero que sobre todo no implique tres meses de divergencias como las demostradas en la negociación del rescate griego.

La autoridad monetaria actuaría "en cooperación directa con los bancos nacionales", mientras que el papel de la Comisión sería "limitado", porque la legislación vigente sólo le permite movilizar un total de 70.000 millones de euros. Además, los países discutieron reforzar el control sobre los niveles de déficit y deuda de los Estados para evitar las iras de los mercados. La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró que "hay que reforzar el Pacto [de Estabilidad]", que en la actualidad fija un límite para la deuda (del 60% del PIB) y el déficit (el 3%) superado ampliamente por la mayoría de países de la eurozona. "No se trata únicamente del saneamiento presupuestario de Grecia, sino de hacer que todos los países miembros se comprometan de nuevo".