Sábado, 8 de Mayo de 2010

Montilla incrementa la presión al pedir "más firmeza" a Zapatero

Los partidos coinciden en que no hace falta un sexto fracaso para renovar el TC

FERRAN CASAS / GLÒRIA AYUSO ·08/05/2010 - 08:00h

José Montilla no dará el brazo a torcer en su intención de implicar al máximo al PSOE y al presidente José Luis Rodríguez Zapatero en defensa del Estatut, que todos los socialistas votaron en las Cortes en 2006 y que amenaza el TC. Así lo evidenció ayer el president en Onda Cero. Afirmó que le gustaría ver en Zapatero "más firmeza" en defensa del Estatut, una empresa que, según Montilla, pasa por reformar la ley orgánica del TC para facilitar así su renovación.

El president admitió el "compromiso" de Zapatero con el autogobierno, pero, en la línea de lo expresado por el conseller de Economía Antoni Castells hace una semana, le instó a una actitud más enérgica. Entonces las palabras del conseller indignaron al Gobierno, que llegó a acusarlo de "deslealtad institucional".

El president insistió en que Zapatero está entre los que defienden la constitucionalidad del texto, "porque es bueno y es lo que él piensa". Recordó las afirmaciones de Zapatero en este sentido en su última comparecencia en el Senado.

Un poder "intocable"

Montilla se reafirmó en sus críticas al alto tribunal y lamentó que se pueda criticar a todos los poderes del Estado menos al "intocable" poder judicial porque se toma "como una presión". Como adelantó ayer este periódico, el presidente se plantea reabrir las negociaciones con el PP para renovarlo (encalladas desde 2008) si fracasa por sexta vez en su intento de emitir sentencia.

El PSC evitó entrar en el juego de las especulaciones sobre la situación del TC, donde el sector ultra ha rechazado tres borradores del actual ponente, el conservador Guillermo Jiménez. Sí que insistían en que su prioridad pasa por convencer a Zapatero para que posibilite medidas legales que fuercen la renovación, "una cosa para la que no hace falta un sexto fracaso".

Con más dureza se expresaron el resto de partidos. Desde CiU, el diputado Francesc Homs aseguró que es "alucinante" que hasta ahora Zapatero no se plantee la renovación. "¿En eso estaba hace meses, no?", se preguntó. Aseguró que el PSC y el PSOE comparten el objetivo de "cargarle el muerto al PP" y aseguró que el problema no es tanto renovar el TC como cambiar su ley con el concurso de Zapatero.

Desde ERC, el portavoz Ignasi Llorente lamentó "que haga falta otro fracaso del Tribunal para que el PSOE asuma la necesidad de renovarlo". Sí manifestó que "por más que el TC sea otro, la situación tampoco cambiará mucho". Y juzgó la maniobra de Zapatero como "un gesto de distensión con el PSC".

La portavoz de ICV, Laia Ortiz, se preguntó "qué otra evidencia necesita Zapatero para hacer posible otro TC", y apuntó que la necesidad de renovarlo es "cada vez más evidente". Exigió que sea, además, "rápido".

Que el PSOE hable claro

Sólo el PP catalán puso el contrapunto, en coherencia con su rechazo al frente unitario de Montilla y Artur Mas. Su portavoz en el Parlament, Dolors Montserrat, desafió al PSOE a decir "abiertamente" si plantea renovar el TC si fracasa "porque hasta ahora se ha mostrado contrario a ello en sintonía con el PP".

Y recomendó a Montilla que le pida una reunión con luz y taquígrafos al presidente del Gobierno como la que tuvo el jueves con Rajoy.