Viernes, 7 de Mayo de 2010

El Papa recibió a dos obispos belgas y mañana tratará los casos de pederastia con todos los prelados

EFE ·07/05/2010 - 14:07h

EFE - El papa Benedicto XVI saluda a los fieles que asistieron en la plaza de San Pedro a la audiencia pública de los miércoles. EFE/Archivo

Benedicto XVI recibió hoy a dos obispos belgas, que están en el Vaticano para la quinquenal visita "ad limina apostolorum" y mañana se reunirá con todos los prelados de ese país, a los que se espera dirija un discurso en el que trate el problema de los curas pederastas.

Los obispos belgas están en el Vaticano desde el lunes pasado para participar en la visita que todos los prelados del mundo están obligados a realizar al Pontífice cada cinco años, para informar de la situación de sus diócesis, perspectivas de futuro, etc.

En estos días han celebrado misa en la basílica de San Pedro, han rezado ante la tumba de Juan Pablo II en las Grutas Vaticanas (cripta del templo petrino), han visitado los diferentes dicasterios vaticanos y el Papa los ha recibido por separado.

Hoy recibió, según informó el Vaticano, a Lucas Van Looy, obispo de Gante, y a Koen Vanhoutte, administrador diocesano de Brujas, actualmente vacante después de que el Papa destituyera el pasado 23 de abril a su titular, el obispo Roger Vangheluwe, de 74 años, por pederasta.

En un principio se esperaba que hoy recibiera a los siete miembros de la Conferencia Episcopal Belgas juntos y les dirigiera unas palabras, pero, según fuentes vaticanas, debidos al intenso programa de esta jornada, lo hará mañana.

Hoy, Benedicto XVI se reunió con el presidente de Georgia, Mijail Saakashvili y presidirá en la basílica de San Pedro el funeral del cardenal Luigi Poggi, fallecido el pasado día 4 con 93 años.

También hoy recibió a los nuevos reclutas de la Guardia Suiza, que ayer le juraron fidelidad, y a sus familias. Asimismo se reunió con el obispo de la diócesis italiana de Alife-Caiazzo, Valentino Di Cerbo, con sus familiares.

Aunque la visita de los prelados se enmarca en la tradicional "ad limina apostolorum" y ya estaba fijada, el caso del obispo de Brujas Vangheluwe -que reconoció recientemente haber abusado de un joven cuando era sacerdote y durante "un cierto tiempo"- le ha dado un giro y todas las miradas están puestas en las palabras que el Papa les diga mañana.

El arzobispo de Malinas-Bruselas y jefe de los obispos belgas, Andre Joseph Leonard, afirmó en la víspera de esta reunión al diario vaticano L'Osservatore Romano" que los casos de pederastia "son motivo de gran sufrimiento" y de "inquietud".

Leonard aseguró que la Iglesia belga ha adoptado diferentes medidas para acabar con estos casos y ha pedido a las víctimas que los denuncien ante la magistratura, "una medida que ha sido muy bien acogida".

Otras medidas son una formación más profunda de los sacerdotes y seminaristas, "comenzando con discernir" si los aspirantes son idóneos para el sacerdocio.

Leonard contó que desde hace trece años la Conferencia Episcopal Belga tiene una comisión para que se dirijan a ella todos los que quieran denunciar un comportamiento ilícito o de abuso.

Además del escándalo de Vangheluwe, a finales de abril, un diario belga publicó la denuncia de un hombre que asegura que cuando tenía 15 años, en la década de los años 80, fue violado por un sacerdote de la diócesis de Namur y que el actual jefe de la Iglesia Católica belga, Leonard, que en aquella época era obispo de Namur, lo encubrió. El caso está desde 2006 en los tribunales.

Además de los casos de pederastia, se espera que el Papa haga referencia también a temas de bioética, eutanasia, diálogo interreligioso, descenso de vocaciones religiosas y del número de católicos en el país.

Bélgica es el segundo país europeo que ha aprobado una ley para la eutanasia.