Viernes, 7 de Mayo de 2010

Los conservadores no alcanzan la mayoría absoluta en Reino Unido

Reuters ·07/05/2010 - 11:03h

Los conservadores sumaron el viernes la mayoría de los escaños en el Parlamento de Reino Unido pero sin lograr una mayoría absoluta tras las elecciones más reñidas en tres décadas, creando incertidumbre sobre quien dirigirá a un país que afronta enormes problemas económicos.

Los precios de los activos británicos se hundieron, ya que la posibilidad del primer resultado sin un ganador claro desde 1974 puso nerviosos a unos inversores ya intranquilos por la liquidación en los mercados bursátiles globales.

Con los resultados de 615 escaños ya confirmados, los conservadores iban a la cabeza con 290, pero no podrían alcanzar los 326 necesarios para alcanzar la mayoría absoluta en el Parlamento.

El líder conservador David Cameron dijo que está claro que el Partido Laborista en el poder "ha perdido el mandato de gobernar" y hará un comunicado a las 13:30 GMT en el que indicará "cómo pretende formar un gobierno que sea fuerte y estable con amplio apoyo y que actúe en el interés nacional", según dijo su partido.

Sin embargo, el primer ministro, Gordon Brown, tiene derecho a tratar de formar gobierno primero, según la Constitución, abriendo potencialmente la puerta a un período de negociaciones políticas.

Brown declaró que se asegurará de que el país tenga un gobierno "fuerte, estable y con principios", y añadió que ha pedido al secretario del gabinete que ofrezca su ayuda a todos los partidos que podrían participar en las negociaciones sobre un futuro gobierno de coalición.

El ministro de Trabajo, Peter Mandelson, dijo que no esperaba que Brown dimitiera el viernes. Señaló que no descartaba nada, y que él y otros en el partido parecían cortejar al centrista partido Liberal Demócrata.

"No creo que ayudara mucho si él (Brown) fuera a dimitir de repente", declaró Mandelson.

Sin embargo, el laborismo, en el poder desde 1997, podría tener problemas para formar una coalición con los liberales demócratas dado que la suma de ambos no llegaría a la mayoría absoluta. Los conservadores podrían buscar un pacto con partidos más pequeños de Irlanda del Norte, Escocia y Gales para reforzar su apoyo.

El líder de los liberales demócratas, Nick Clegg, dijo que los conservadores tienen derecho a intentar formar gobierno "por el interés nacional".

CONSTRUIR UNA COALICION

La atención pasó el viernes a las posibles negociaciones entre los partidos, que se verán asistidos por funcionarios que han preparado documentos informativos que esbozan elementos clave de las propuestas de cada uno y sus costes.

Reino Unido no tiene la misma tradición de construir coaliciones que sus vecinos en Europa continental, y la última elección que quedó sin definir fue hace casi cuatro décadas.

La sensación de confusión se vio reforzada por las noticias de que a cientos de votantes se les negó la entrada a distintos colegios electorales del país cuando la votación terminó a las 21:00 GMT.

Según pronósticos, los conservadores obtendrían 305 escaños y los laboristas 255 en la Cámara de los Comunes, lejos de los 326 que se necesitan para la mayoría absoluta. Los liberales demócratas quedarían en un distante tercer lugar, con 61 escaños previstos.

La BBC calculó que los conservadores habían recibido el 36 por ciento de los votos, el laborismo, el 29 por ciento, y los liberales demócratas, el 23 por ciento.

Entre las derrotas notables del laborismo se incluían las de los ex ministros del gabinete Charles Clarke y Jacqui Smith, mientras que el primer ministro de Irlanda del Norte, Peter Robinson, del Partido Democrático Unionista, era la víctima más importante de la elección.

Entre los fortalecidos emergió el Partido Verde, que obtuvo su primer escaño parlamentario.

MERCADOS NERVIOSOS

La posibilidad de un Parlamento sin mayoría absoluta y la incertidumbre sobre quién formará el próximo gobierno conmocionó a los ya nerviosos mercados financieros.

La libra se depreció fuertemente contra el dólar, las acciones se desplomaron, y los futuros de los bonos del Tesoro británico subieron en medio de una mezcla de incertidumbre política en Reino Unido y agitación en otros sectores combinada con la creciente crisis de deuda en Europa.

"Incluso en el caso de una coalición, sus integrantes se sentirán constantemente observados, y el compromiso político significará que el ámbito para aplicar un ajuste fiscal radical o impopular es limitado", dijo Alan Clarke, de BNP Paribas.

Clarke dijo que hay ahora una creciente amenaza de recorte de la calificación crediticia a Reino Unido, cuyo déficit es de más del 11 por ciento del Producto Interior Bruto.

Los centros de estudios independientes han criticado a los tres partidos por no ser sinceros con los votantes sobre el alcance real de los recortes que serán necesarios para recuperar las finanzas públicas, lo que podría suponer que cualquier gobierno sufra un fuerte descenso de su popularidad una vez que tenga que empezar a aplicar las medidas.