Viernes, 7 de Mayo de 2010

Rechazada la recusación de Varela pedida por Garzón

Reuters ·07/05/2010 - 10:39h

El Tribunal Supremo rechazó el viernes la recusación del juez Luciano Varela, que instruye la causa por prevaricación contra el magistrado Baltasar Garzón por investigar los crímenes del franquismo, informó el alto tribunal.

El Supremo, que no admite recurso a esta decisión, no apreció motivos para apartar del caso a Varela, al que Garzón acusaba de no ser imparcial y de tener un interés indirecto en el procedimiento por pedir a las dos acusaciones populares en el caso que corrigieran los defectos de forma en sus escritos de acusación.

Falange Española de las Jons y el sindicato derechista Manos Limpias - se habían opuesto a la recusación por entender que la demanda carecía de fundamentación y justificación.

Según el auto firmado por el juez Andrés Martínez Arrieta, estas acciones de Varela "no son más que manifestación del deber que la ley procesal impone al juez de instrucción, y el que sea realizado por el instructor, o por la parte una vez ha sido advertida del defecto, no sustancial, no objetiviza la pérdida de imparcialidad que se denuncia", según el auto.

De esta forma, Varela sigue con la causa y podría decidir la apertura del juicio oral contra Garzón, lo que supondría la suspensión cautelar del popular magistrado de la Audiencia Nacional.

Varela pidió a las acusaciones que subsanaran unas irregularidades de sus escritos. Transcurrido el plazo, Falange se cayó del proceso por no presentar las modificaciones a tiempo, pero sí siguió adelante la acusación de Manos Limpias.

El Ministerio Fiscal no está de acuerdo en la apertura del juicio oral contra Garzón, por considerar que las partes que le acusan no tienen legitimación procesal para ello.

Garzón acusó al general Francisco Franco y a otros miembros de su Gobierno de la desaparición de miles de personas durante la Guerra Civil y la posguerra, en un proceso en el que autorizó la exhumación de fosas comunes, aunque luego se inhibió ante los tribunales provinciales para que estos decidieran.

El proceso a Garzón ha generado protestas y manifestaciones en diversas ciudades españolas, y también ha sido una fuente de enfrentamiento entre el Gobierno y el Partido Popular, que acusa a los socialistas de intentar "reabrir las viejas heridas" y de alentar actos antidemocráticos por cuestionar el funcionamiento de la justicia.

Además de la causa por las investigaciones del franquismo, Garzón tiene abiertos otras dos causas en el Supremo, una por los ingresos que percibió durante una estancia docente en Nueva York y otra por las escuchas ordenadas en la causa sobre la trama de corrupción Gürtel. La próxima semana, el titular del juzgado número cinco de la Audiencia tendrá que declarar ante el alto tribunal por esta última causa.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad