Viernes, 7 de Mayo de 2010

Los líderes de la UE intentarán hoy devolver la confianza en la unión monetaria

EFE ·07/05/2010 - 08:22h

EFE - (De izq a der) El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, dan una rueda de prensa conjunta tras finalizar una cumbre de la Unión Europea en Bruselas (Bélgica). EFE/Archivo

Los jefes de Estado y Gobierno de la zona del euro celebran esta tarde una reunión extraordinaria en Bruselas con la que pretenden disipar las persistentes dudas sobre la viabilidad del plan de ayuda financiera a Grecia y la capacidad de Europa para evitar un contagio de la crisis.

La cumbre, que comenzará a las 17.00 GMT, consistirá en una cena de los líderes de los 16 países del euro, que fue convocada por el presidente, Herman Van Rompuy, el mismo día en que los ministros del Eurogrupo se pusieron de acuerdo para conceder un inédito paquete de préstamos bilaterales a Grecia por valor de 80.000 millones de euros en tres años.

El anuncio del rescate, en el que también participará el Fondo Monetario Internacional (FMI) con 30.000 millones de euros, no ha traído la calma a los mercados de valores y de deuda, ni ha detenido la depreciación de la moneda única europea en los últimos días.

Muchas dudas siguen asaltando a los inversores: que Grecia sea capaz de aplicar a rajatabla el severísimo plan de austeridad; que el dinero ofrecido por la zona euro y el FMI sea suficiente; que el desembolso pueda sufrir algún bloqueo a nivel nacional; y que los gobiernos de la zona sean capaces de prevenir el contagio a otros países periféricos como Portugal, Irlanda o España.

La propia supervivencia de la unión monetaria europea ha llegado a ser puesta en duda por cualificados comentaristas.

En este ambiente, Van Rompuy ha convocado a los socios del euro para "hacer balance de los procedimientos parlamentarios" de autorización de los préstamos nacionales "con vistas a cerrar el conjunto del proceso".

De momento, Eslovaquia es el único de los Dieciséis donde el trámite nacional de aprobación de préstamo ha tropezado.

El Parlamento alemán votará hoy, por su parte, la ley que autoriza la concesión del préstamo con garantía estatal.

Van Rompuy también quiere que los líderes examinen "las lecciones que se derivan para la zona euro".

La presión empieza a hacerse irresistible en favor de un endurecimiento de las reglas de disciplina fiscal, de un mayor control y vigilancia por parte de Bruselas sobre las estadísticas y los presupuestos nacionales, y del establecimiento de un mecanismo permanente que permita cortar a tiempo las crisis de pagos.

Por otra parte, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, pidieron ayer que se rompa el casi monopolio que ejercen las agencias de calificación de riesgos, cuyas evaluaciones echan a menudo leña al fuego de la especulación y alimentan el nerviosismo.

Van Rompuy confía en que una vez que los mercados se den cuentan de la amplitud del apoyo a Grecia cesen los movimientos "totalmente irracionales" que ha habido en los últimos días contra otros países de la zona euro, como España o Portugal, víctimas según él de "rumores infundados".