Viernes, 7 de Mayo de 2010

Posibles escenarios británicos si no hay una mayoría absoluta

Reuters ·07/05/2010 - 07:50h

Reino Unido parece abocado a un Parlamento sin mayoría absoluta, donde ningún partido tendrá el control, por primera vez desde 1974.

A continuación, varias de las opciones que podrían darse:

GOBIERNO CONSERVADOR EN MINORÍA

* Probabilidad: posible.

Si los conservadores no logran una mayoría absoluta parlamentaria pero se hacen con la mayoría de los escaños, como parece probable dado el resultado de casi el 90 por ciento escrutado, tendrán una posición de partida para formar el próximo gobierno.

Un sondeo a pie de urna de Sky/ITV/BBC publicado inmediatamente después de cerrar los centros electorales el jueves por la noche sugirió que los conservadores obtendrían 305 escaños. Necesitan 326 para una mayoría suficiente.

como el de Escocia - es considerado la opción más probable en este caso ya que es el más rápido de formar.

En un caso así, los conservadores necesitarían alcanzar acuerdos con los partidos para aprobar cualquier legislación. Si no llegan a un acuerdo con los liberales-demócratas, el partido situado en tercer lugar, podrían buscar apoyos de una serie de partidos minoritarios.

Sin embargo, este resultado podría retrasarse ya que, constitucionalmente, son los laboristas, actualmente en el poder, quienes tienen el derecho de intentar formar gobierno. Se espera que luchen por ello.

* Probable reacción del mercado: esto de pendería de cómo fuera de duradero el gobierno de minoría de los conservadores, y cómo de seriamente asuman la tarea de recortar el déficit presupuestario, equivalente al 11 por ciento del PIB. Algunos analistas argumentan que un gobierno de minoría podría dar lugar a una pequeña subida de la libra. Otros temen que podría bregar con sus diferencias internas sobre Europa de forma similar a como lo hizo el Gobierno conservador de John Mayor antes de 1997.

GOBIERNO CONSERVADOR O LABORISTA EN MINORÍA CON APOYO LIBERAL-DEMÓCRATA

* Probabilidad: posible

El liberal-demócrata Nick Clegg se ha distinguido de los anteriores líderes de la formación, que nunca habían forjado una alianza con los conservadores, diciendo que está abierto a un acuerdo con cualquiera de los principales partidos.

La clave sería un acuerdo sobre las cuatro prioridades de los liberales-demócratas. Los laboristas darían más terreno a la reforma del sistema electoral, y ya han prometido cambios menores, aunque no cubren las demandas de los liberales-demócratas.

Estos pueden apuntalar a laboristas o conservadores en acuerdos no en coalición a cambio de concesiones sobre otras demandas si no puede lograrse un acuerdo sobre la reforma electoral.

Los sondeos a pie de urna, sin embargo, sugieren que los liberales-demócratas no han obtenido un resultado tan bueno como predecían muchos, y podrían tener un margen negociador más débil del que se pensaba inicialmente. Indican que los laboristas se asegurarán 255 escaños y los liberales-demócratas 61, lo que arroja un total de 316 escaños, a 10 de la mayoría.

* Probable reacción del mercado: el tema más importante para los mercados será lo rápidamente que se desarrolle el acuerdo. Si parece claro que los liberales-demócratas no bloquearán el presupuesto, los mercados recibirán una buena señal. Si continúa durante un periodo de tiempo prolongado, los mercados venderían.

LOS LABORISTAS GOBIERNAN SOLOS COMO GOBIERNO DE MINORÍAS

* Probabilidad: muy poco probable.

Los sondeos predicen que los laboristas se harán con 255 escaños en la Cámara de los Comunes, que tiene 650. Necesitarían un apoyo de una amplia variedad de partidos para sacar adelante su programa legislativo, lo que haría increíblemente complejos los acuerdos sobre partes individuales de legislación.

o incluso simplemente las promesas de acción - podría darles un respiro.

LABORISTAS Y LIBERALES-DEMÓCRATAS FORMAN COALICIÓN

* Probabilidad: improbable

Los liberales-demócratas están más cerca de los laboristas que de los conservadores en lo que a políticas se refiere. Los laboristas y los liberales-demócratas trabajaron en coalición durante ocho años en el Parlamento de Escocia entre 1999 y 2007, así que hay precedente para una alianza.

Sin embargo, Clegg ha sido muy crítico con Gordon Brown durante la campaña, y se opone a muchas medidas laboristas, como los documentos de identidad, que los liberales ven como un asalto a las libertades civiles. Eso haría una alianza bastante embarazosa y posiblemente imposible, al menos mientras Brown siga siendo líder.

Como se apuntó más arriba, una combinación de los dos partidos tampoco alcanzaría la mayoría.

También hay obstáculos de procedimiento. Una coalición formal tendría que aprobarse en una asamblea especial de los miembros de los liberales-demócratas, cuya aprobación no puede darse por sentado.

* Probable reacción del mercado: negativa. Tal coalición sería considerada débil y carente del mandato popular adecuado. Sin embargo, el portavoz de finanzas liberal, Vince Cable, ex economista jefe de Shell, es muy respetado.

Desde algunos ámbitos se ha sugerido que Clegg podría ser primer ministro de un gobierno de coalición, aunque es muy improbable.

CONSERVADORES Y LIBERALES-DEMÓCRATAS FORMAN GOBIERNO DE COALICIÓN

* Probabilidad: muy improbable.

Aunque Clegg ha dicho que su formación es neutral entre laboristas y conservadores, muchos no estarían a gusto con unirse a un alianza formal con los conservadores y un paso así dividiría al partido.

De nuevo, se necesitaría un acuerdo del partido, que sería bastante improbable, a menos, quizás, que se les prometiera un sistema electoral plenamente proporcional. Pero esa es una concesión que los conservadores probablemente no ofrecerían.

* Probable reacción del mercado: algunos analistas argumentan que esta constelación abordaría el déficit más rápido que un pacto entre liberales y laboristas, lo que sería positivo para los mercados. Sin embargo, otros creen que podría ser particularmente inestable, lo que sería negativo. Entre otras cosas, un pacto de este tipo tendría que reconciliar posiciones radicalmente diferentes respecto a Europa.