Viernes, 7 de Mayo de 2010

El petróleo del vertido llega a la costa de Luisiana

Reuters ·07/05/2010 - 05:51h

El petróleo del reciente vertido en el Golfo de México alcanzó las costas de una cadena de islas frente a la costa de Luisiana el jueves, mientras los ingenieros de la gigante de energía BP se preparaban para bajar una monumental cúpula de 98 toneladas al pozo de crudo afectado.

Un brillo de petróleo bañó gran parte de las orillas de las islas Chandeleur, que son parte del Refugio Nacional de Vida Salvaje de Breton, dijo una portavoz del equipo de respuesta de Estados Unidos.

"Esa es la única marca de petróleo en la costa que hemos podido hallar", dijo Jacqui Michel, responsable de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

"Es bastante increíble que hayamos tenido petróleo en el agua por tanto tiempo y que haya poca cantidad tocando las costas", agregó.

El refugio de Breton es una importante área de reproducción y anidación para muchas especies de aves en peligro.

Aves cubiertas de petróleo, incluyendo alcatraces y pelícanos pardos, el pájaro del estado de Luisiana, han sido encontrados en las islas, dijo Jeff Dauzat, del Departamento de Calidad Ambiental de Luisiana.

Responsables del Gobierno de Barack Obama y legisladores estadounidenses mantenían bajo presión a la petrolera BP para que cumpliera con sus promesas de pagar los costos del mayor vertido en la historia de Estados Unidos, con el objetivo de comenzar las labores de limpieza.

"Varios errores importantes" fueron cometidos por las compañías involucradas en la mortal explosión de la plataforma que provocó el vertido de petróleo y no se otorgarán permisos de perforación mar adentro hasta que se concluya una revisión", dijo el secretario del Interior estadounidense, Ken Salazar, el jueves.

La embarcación que cargaba la cúpula, pintada de blanco, llegó al sitio de la fuga, donde hace dos semanas explotó y se incendió una plataforma que operaba para BP a 64 kilómetros de las costas de Luisiana, provocando la explosión y hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon.

Una vez que la cúpula descienda a unos 1.500 metros de profundidad, tarea que puede llevar dos días, el contenedor metálico debiera capturar el petróleo y conducirlo hacia un buque en la superficie a través de un canal. BP dijo que podría comenzar a operar el lunes.

El crudo pesado permanece lejos de la costa por ahora, cerca al lugar del derrame. Pero el delta del Misisipi, y las islas de Breton Sound y Chandeleur Sound siguen estando amenazadas por la llegada de la marea negra a sus costas en los próximos días, dijeron las autoridades.

Trabajadores petroleros, voluntarios y el Ejército estadounidense han estado batallando desesperadamente para cerrar la pérdida de crudo y evitar que se disemine en los principales puertos, playas turísticas, refugios de vida salvaje y áreas de pesca del Golfo de México

CLIMA TRANQUILO

Mientras continua el clima tranquilo en la zona, los equipos están aprovechando para contener el vertido. Alrededor de 270 botes luchaban para bloquear la marea negra y disolver el denso petróleo.

La dispersión de elementos químicos preocupa a los ecologistas.

Grupos de científicos supervisaron el impacto sobre la vida marina y costera de la marea negra, que se estima tendría al menos 208 por 112 kilómetros de extensión.

"(El derrame) ya ha afectado algunas de las áreas de pesca", dijo Leonard Ball, residente de Biloxi, Misisipi, al agregar que temía que el daño se propagara a las bahías de ostras y la comunidad pesquera. "Ya hay bastante devastación por donde van los pescadores", aseveró.

La Guardia Costera y las autoridades portuarias dijeron que no hubo impacto en el tráfico naviero, y comenzarían los preparativos para limpiar las embarcaciones rápidamente a fin de mantener el tráfico en movimiento.

BP logró tapar una de las tres fugas de crudo del pozo dañado, pero el petróleo continuaba manando sin variantes a razón de 5.000 barriles diarios (unos 795.000 litros).

La petrolera también ha comenzado a perforar un pozo de alivio, pero esta operación podría llevar de dos a tres meses, lo que convierte a la cúpula en la pieza clave de la lucha contra el derrame en el corto plazo.

Las acciones de BP cerraron el jueves con un alza del 0,4 por ciento en Londres, después de que semanas de derrumbe arrebataran 32.000 millones de dólares del valor de mercado de la firma.

En Nueva York, las acciones de la compañía cayeron un 1,2 por ciento.

La firma de perforación Transocean dijo que el Departamento de Justicia solicitó que conservara los registros relacionados con los trabajos en el pozo que explotó y causó la muerte de 11 personas dos semanas atrás.