Viernes, 7 de Mayo de 2010

Kaká asume un rol secundario

Diez meses después de su fichaje, el mediapunta no ha demostrado por qué el Madrid pagó 65 millones

HUGO JIMÉNEZ ·07/05/2010 - 08:25h

Kaká llegó al Madrid el pasado verano con la etiqueta de crack. El balón de oro en 2008 fue la primera apuesta de Florentino Pérez en su segunda etapa como presidente del club y aterrizó en el Bernabéu poco después de ser nombrado mejor jugador de la última Copa de las Confederaciones, que ganó con Brasil. Kaká estaba llamado a liderar el nuevo proyecto blanco junto a Cristiano Ronaldo. Sin embargo, diez meses después, el mediapunta no ha demostrado por qué el Madrid pagó 65 millones de euros al Milan por su fichaje.

Hasta el momento, la aportación de Kaká al equipo no está siendo la esperada. Además, ya hay quien apunta desde el club que el brasileño "no está integrado del todo en el colectivo". "Con los únicos que tiene relación de verdad, son Cristiano y Marcelo", asegura a Público una fuente autorizada del vestuario.

Las continuas ausencias del brasileño, que estuvo más de tres meses lesionado, así como el superlativo rendimiento de Cristiano, han relegado a Kaká a un papel secundario en el equipo. Un rol que él asume sin problemas. "Se le ve más cómodo dejando el protagonismo a Cristiano", aseguran quienes conviven día a día con ellos.

Acostumbrado a ser la estrella, el 8 del Madrid lleva bien que sea su amigo CR9 quien acapare los focos. Tanto dentro como fuera del campo, Kaká siempre fue de los primeros en atender a los medios y a los aficionados. Pero ahora, y mientras CR9 aumenta cada día su función social en el club, el brasileño se aparta más. Está molesto por las críticas y tal vez por ello ha dado un paso atrás.

Y mientras Kaká cede protagonismo a Cristiano, Pepe poco a poco recupera el suyo. El central portugués tocó ayer balón después de casi seis meses sin hacerlo.