Viernes, 7 de Mayo de 2010

Europa quiere controlar a las agencias de 'rating'

Merkel y Sarkozy instan a investigar la operativa de estas firmas

P. BLÁZQUEZ ·07/05/2010 - 00:20h

Sarkozy y Merkel, en una reunión, en febrero pasado, en Bruselas.afp

Superadas las desavenencias sobre cómo actuar ante la crisis griega, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy demostraron ayer que quieren seguir marcando la política económica en la Eurozona. En una carta conjunta, los líderes de Alemania y Francia exigieron reducir el papel de las agencias de calificación porque su influencia en los mercados se ha revelado crucial, como lo demuestra Grecia. La canciller alemana y el presidente francés proponen que la UE examine a las tres principales agencias de rating, incluyendo sus métodos de cálculo de la solvencia y la manera en que comunican sus decisiones.

El objetivo es comprobar si estas firmas, privadas y sometidas a presiones e intereses, han actuado con limpieza al rebajar la nota griega "incluso antes de que fueran conocidos el programa de las autoridades [helenas] y el [importe] total del plan de apoyo", algo que provocó una situación límite a la economía griega. Atar en corto a estas agencias será uno de los temas de debate de una cumbre de jefes de Gobierno del Eurogrupo de hoy convocada para sacar conclusiones de la lenta y caótica gestión de la crisis griega. Aunque el Eurogrupo cree que el caso heleno es único, los jefes de Gobierno de los 16 países de la moneda única quieren evitar riesgos futuros.

La prima de riesgo de la deuda sigue creciendo aceleradamente

Merkel y Sarkozy piden a Bruselas "reforzar la competencia en el mercado de la calificación" y romper el oligopolio de las tres mayores firmas, Fitch, Moody's y Standard & Poor's, todas con base en EEUU y sobre las que pesan errores de bulto, como los sobresalientes puestos a empresas podridas por las hipotecas basura. La idea de una agencia de rating europea, apoyada por Alemania, será discutida, aunque fuentes diplomáticas aseguran que la decisión de crearla está todavía muy lejos.

Transparencia

Los países del euro sí coincidirán en la necesidad de más transparencia y control de los mercados financieros y de las cuentas públicas nacionales. La idea, recurrente desde el estallido de la crisis financiera, avanza lentamente en las reformas planteadas por el G-20, pero tiene aún amplio recorrido en una UE escamada por tres meses de gestión de la crisis griega.

Moody's se plantea rebajar el rating al sector bancario español

Berlín y París apuntan a los productos complejos, como hedge funds o fondos de alto riesgo, y piden "una base de datos central que proporcione información precisa sobre las tomas de posición de los actores de mercado", sobre todo respecto a la deuda soberana. Los países del euro no sólo quieren controlar a los mercados, a los que culpan de agravar la crisis griega, también pretenden prevenir que en el futuro otro país dé munición a los especuladores. La reunión debatirá el refuerzo del Pacto de Estabilidad, que fija límites de deuda y déficit, y contiene sanciones que hasta ahora nunca se han aplicado.

Los líderes del euro pedirán a la Comisión Europea que refuerce el poder de Eurostat, la oficina estadística comunitaria, para fiscalizar los datos proporcionados por los Estados, y debatirán incluir la competitividad y los desequilibrios en la balanza de pagos a los elementos de análisis.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad