Viernes, 7 de Mayo de 2010

El fracaso del pacto no altera el plan de Gabilondo

Educación lamenta la negativa del PP a suscribir el acuerdo, pero impulsará los 12 objetivos recopilados en el texto

JAVIER SALAS ·07/05/2010 - 08:00h

ángel navarrete - El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, explicó ayer en la sede del ministerio los motivos por los que no ha sido posible el pacto educativo con el PP.

"No tenemos miedo a las complicaciones". A pesar de contar definitivamente con el rechazo del PP, el texto del pacto educativo se convertirá en un plan de gobierno. El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, anunció ayer que ahora trabajará por sacar adelante los objetivos del documento, elaborado durante nueve meses, a pesar de que la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, confirmó horas antes, tras reunirse por última vez con el ministro, que su partido no se sumaba al acuerdo.

"Vamos a proseguir trabajando activamente para sacar adelante los 12 objetivos del texto", anunció ayer Gabilondo, quien aseguró que no sería acertado "dilapidar" los esfuerzos realizados hasta ahora "por todos".

"No vamos a perder ni un solo segundo en lamentos", dijo Gabilondo

El ministro anunció que durante este mes se reunirá de nuevo con todas las organizaciones que suscriben el texto para hacerlo cumplir, aunque muchas aún no han decidido su posición. La intención del Gobierno es la de identificar definitivamente todos sus apoyos para poder definir la estrategia, ya que un total de 22 medidas de las 148 planteadas en el pacto exigen la reforma de la ley.

Además, Gabilondo sostuvo que se respetarán los fondos comprometidos en la memoria económica para lograr los 12 objetivos básicos del pacto (1.570 millones de euros en tres años).

"No vamos a perder ni un solo segundo en lamentos", declaró el titular de Educación, tras reconocer que la negativa del PP es "una mala noticia". Para Gabilondo la ausencia de un pacto de Estado con la oposición supone que no se podrá dotar al sistema de la estabilidad deseada, algo que "al país no le va a gustar". "Nos va a costar más, iremos más lentos y no llegaremos tan lejos", dijo el ministro, que aclaró que se refería a España, no al Gobierno.

El ministro contará con las medidas propuestas por los conservadores

Gabilondo defendió el "buen" sistema educativo español y afeó al PP que lo tache de "fracasado o desastroso", porque aunque considera necesario mejorarlo, no es "realista" plantear el radical cambio de modelo que demandan los conservadores. El ministro desveló que se han mantenido diez reuniones de trabajo con el Partido Popular de cara al pacto tres con De Cospedal,lo que le lleva a pensar que sí existía verdadera voluntad de llegar a un acuerdo.

El PP 'cuela' sus medidas

Como resultado de esas negociaciones, se incluyeron en el texto del pacto diversas medidas que atendían a las exigencias del PP y que ahora no se aparcarán, a pesar de su rechazo. "La verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero", recitó Gabilondo para ilustrar que si las medidas eran correctas, no debían descalificarse ahora por surgir del PP.

Los conservadores esperaron al último minuto para decir lo que ya todos esperaban. A pesar de que hace días que se justifica el "no" en un documento interno del partido, De Cospedal quiso agotar el plazo dado por Gabilondo para corroborar su negativa.

La dirigente del PP anunció que no apoyarán el Pacto Social y Político propuesto por el ministro, al que acusó de querer "blindar el actual modelo educativo, perpetuando el fracaso". La política conservadora insistió en que España mantiene "desde hace 20 años" el sistema de enseñanza instaurado con la LOGSE.

Después de reunirse con Gabilondo durante media hora en la sede del Ministerio de Educación, De Cospedal explicó que rechazan las medidas del documento del Ejecutivo porque "es más de lo mismo". "Le he dicho al ministro, y lo he hecho con pesar, que el Gobierno no puede pedir un cambio para que las cosas sigan igual", aseguró.

Aunque reprochó al ministro su "inmovilismo", le agradeció el esfuerzo de "llegar hasta donde él creía que podía llegar". A juicio del PP, las mejoras del sistema educativo "no se pueden alcanzar con meros retoques", sino que es necesaria "una reforma en profundidad". "Se han presentado muchas medidas concretas, pero no van al fondo de los problemas de la educación en España", defendió.

Discurso inamovible del PP

La secretaria general del PP volvió a repetir cuáles son sus exigencias impulso de la red de centros educativos concertados, apuesta por la calidad de la enseñanza, y un sistema educativo vertebrado con enseñanzas comunes para los alumnos de toda España en un discurso calcado al que realizó hace siete meses tras su primer encuentro con Gabilondo.

Para De Cospedal, que compareció acompañada por los seis consejeros de Educación de las autonomías en las que gobierna el PP, la garantía de la enseñanza del castellano debería haber aparecido "recogida en el texto" de Gabilondo.

"Es un blindaje del modelo educativo actual", sentenció, e insistió en que es imposible llegar a un acuerdo "cuando lo esencial no se quiere abordar". Los conservadores reprochan a Gabilondo que el documento del pacto recoge un 80% del programa del PSOE y "ninguna" de las demandas del PP.

Paradójicamente, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, del PP, abogó por mantener un modelo educativo como el actual por sus "estupendos resultados". Sin embargo, su consejero de Educación, Juan José Mateos, flanqueaba a De Cospedal cuando señalaba que el modelo actual ha "fracasado".

Por otro lado, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, acusó al PP de mantener una actitud "irresponsable" por anteponer sus "intereses partidistas y electoralistas" al acuerdo por la educación.

Además del PP, la mayoría de los partidos del Congreso de los Diputados rechazaron también el pacto. PNV, IU, BNG, UPyD y ERC anunciaron que no se sumarán a la actual propuesta de acuerdo, y esperarán a que se concreten las 22 posibles reformas legislativas.