Jueves, 6 de Mayo de 2010

Lobo sólo irá a una parte de la Cumbre de Madrid

Maratón diplomático español para evitar el boicot de Unasur

DANIEL LOZANO ·06/05/2010 - 18:01h

Fumata blanca para la Cumbre de Madrid: Porfirio Lobo sólo acudirá a la reunión entre la Unión Europea (UE) y América Central. En el cónclave euroamericano, que se celebra un día después, el 19 de mayo, la silla de Honduras estará vacía, tras la renuncia a participar del mandatario hondureño. Una hábil maniobra que puede evitar el boicot contra Honduras que habían amenazado con imponer los países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Fueron necesarias 48 horas de maratón diplomático, con el secretario de Estado español para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, instalado en Casa Presidencial en continuas negociaciones con Lobo, para destrabar el jaque lanzado por Brasil y Venezuela. El "chantaje de Unasur a España y a la UE", dijo el embajador español Ignacio Rupérez, ha puesto en peligro un encuentro clave para la política internacional de José Luis Rodríguez Zapatero. España insiste en que en ningún momento ha retirado su invitación a Honduras.

Unasur no acepta a un presidente salido de comicios "ilegítimos"

El secretario de Estado español discutió con Lobo sobre los progresos logrados por su Gobierno y le interrogó acerca de los asesinatos de siete periodistas, que tanta inquietud han creado dentro y fuera de Honduras. En las reuniones que también mantuvo con líderes de la Resistencia, estos mostraron su malestar por las indagaciones judiciales a las que han sido sometidos a su regreso al país. La Resistencia ha pedido la intervención de la ONU, tras la muerte de varios campesinos rebeldes en el Bajo Aguán, un conflicto finalmente solucionado por el propio presidente. También han denunciado la persecución contra magistrados independientes y el paquete fiscal impuesto por el Gobierno.

"En la buena dirección"

"La instalación de la Comisión de la Verdad, inscrita en los Acuerdos Tegucigalpa/San José, es un paso muy importante para la reconciliación plena de la familia hondureña", afirmó De Laiglesia, que ha insistido en el papel de España como "generador del máximo consenso posible". España financiará parte de los gastos de la Comisión de la Verdad, junto a la Organización de Estados Americanos, Alemania, Suecia y EEUU, que corre con gran parte de la cuenta.

Honduras padece una situación económica catastrófica

El tablero de la geopolítica latinoamericana ha movido sus piezas en torno a Honduras trascurridos cinco meses de la victoria electoral de Lobo. En aquel momento, las elecciones suponían para España "un hecho político que no se podía ignorar ni reconocer". Hoy, "los pasos en buena dirección", que según el secretario de Estado ha realizado Lobo, acercan a Honduras a la recuperación de la "total institucionalidad democrática".

La postura de España queda así posicionada en el centro del tablero, con EEUU y los países centroamericanos (exceptuando Nicaragua) a un lado, dando todo su apoyo a Lobo, y los países de la Unasur, liderados por Brasil y Venezuela, renuentes a normalizar las relaciones mientras el ex presidente derrocado, Manuel Zelaya, no regrese a Tegucigalpa. Estos países, al igual que la Resistencia, consideran a Lobo un presidente ilegítimo surgido de unas "elecciones ilegítimas".

¿Y la Nicaragua de Daniel Ortega? Por una parte, Lobo visitó a su homólogo en Managua y ambos acordaron patrullas militares conjuntas en el golfo de Fonseca; por otra, el líder sandinista no acaba de reconocer al presidente del país vecino.

Las luces que quiere ver España y las sombras que denuncia la Resistencia conforman los primeros 100 días que acaba de cumplir el Gobierno de Lobo. Mientras tanto, el pueblo hondureño padece una catastrófica situación económica, agravada por el golpe de Estado y la nefasta gestión de Roberto Micheletti. "Están con el agua al cuello", resume una fuente diplomática europea.

Noticias Relacionadas