Jueves, 6 de Mayo de 2010

Schumacher debe ganarse a los críticos en las próximas carreras

Reuters ·06/05/2010 - 15:09h

Si el juicio sobre el regreso de Michael Schumacher a la Fórmula Uno con Mercedes aún no está claro, los dos próximos fines de semana, con carreras en España y Mónaco, pueden dilucidar el veredicto.

El heptacampeón del mundo, quien regresó a los circuitos con 41 años después de tres años retirado, se ha visto superado en las cuatro primeras carreras de la temporada por su joven compañero de escudería y compatriota, Nico Rosberg.

En marzo, en Australia, el ex piloto de Ferrari tuvo problemas para adelantar a otro joven, el español de 20 años Jaime Alguersuari, de Toro Rosso, quien corría en Melbourne por primera vez, y terminó décimo.

En Malasia, Schumacher se retiró y en China sólo logró un punto, con otro décimo lugar. Algunos comentaristas ya le han descartado, aunque otros se han negado a dar un juicio apresurado.

"La gente va a decir que es parte del pasado y probablemente lo es", declaró un antiguo gran piloto, el británico Stirling Moss, de 80 años, tras el Gran Premio de Shanghái.

Schumacher va a utilizar un chásis diferente en Barcelona este fin de semana y la distancia entre los ejes del monoplaza se ha ampliado para permitir una mejor distribución del peso.

donde ha ganado seis veces, incluyendo cuatro veces seguidas desde 2001 hasta 2004 en sus años de oro con Ferrari y Benetton-, más que en cualquier otro gran premio a lo largo de su carrera.

También ha ganado cinco veces en Mónaco, que es la carrera posterior a la de Barcelona. Si no logra brillar allí contra su compañero de equipo, con un monoplaza adaptado a sus necesidades, las preguntas serán aún más punzantes.

PROBLEMAS

"Después de Mónaco, sabremos cuál es su nivel realmente", dijo la semana pasada a la BBC el piloto australiano de Red Bull, Mark Webber.

"Se sentirá un poco más a gusto en Barcelona y Mónaco. Es el tipo de lugares, en particular Mónaco, donde sólo enchufas a Michael y se dispara. Si no lo hace este año, se puede decir que podría estar teniendo problemas con el coche", agregó.

El jefe de Mercedes, Ross Brawn, quien fue director técnico de Schumacher en Ferrari cuando ganó cinco títulos consecutivos y la mayoría de sus 91 victorias, sigue convencido de que el monoplaza y los neumáticos son los principales problemas.

"Está tratando de (...) encontrar la manera de afrontar las cosas", dijo el británico a Reuters en una entrevista tras regresar de China.

"Sin duda estos neumáticos son un poco distintos a los que él está acostumbrado (...) Quizás, con el coche y los neumáticos, no se inclina de la forma en la que le gusta tener un coche, que es muy receptivo y muy agudo. No hemos podido darle eso aún", agregó.

Brawn dijo que veía bien al alemán antes empezar la temporada y que sigue opinando lo mismo, aunque aseguró que la competencia es intensa.

"Nuestro paso adelante en Barcelona será muy grande (...) pero no sería realista esperar que nosotros de repente compitamos en la primera línea", advirtió Schumacher en su página oficial en Internet (www.michael-schumacher.de).

"Estoy esperando una mejor carrera en Barcelona de la que tuve en China (...) Sin embargo, la buena noticia es que después de tres años alejado (de las pistas), me siento muy motivado. Por lo tanto, estoy claramente dispuesto a asumir este desafío", agregó.

MÁS CERCA

Tras la última carrera en China, donde Schumacher logró su última victoria en la F-1, el veterano piloto alemán fue acercándose más al rendimiento de Rosberg, de 24 años, según el análisis de la escudería.

Al alargar la distancia entre los ejes del Mercedes, el equipo deberá ser capaz de dar a Schumacher un monoplaza que le permita mostrar su talento.

Sin embargo, la mayor preocupación es que uno de los mayores atributos de Schumacher en sus años de gloria era su habilidad para sortear los problemas arreciaban y hacer que un coche malo pareciera bueno.

Podría ser que Rosberg haya tenido un excelente rendimiento, logrando dos podios consecutivos con Mercedes, pero también que el monoplaza no fuese tan malo. En ese caso, el problema sería Schumacher.

El tricampeón del mundo Jackie Stewart dijo que todavía tenía fe en la recuperación del alemán.

"No creo que vaya a ganar campeonatos del mundo, pero creo que estará en el podio y creo que podría ganar una carrera este año", dijo el escocés la semana pasada en Silverstone.