Jueves, 6 de Mayo de 2010

Un paquistaní, condenado a muerte por los atentados de Mumbai

Reuters ·06/05/2010 - 12:18h

Un tribunal indio sentenció el jueves a muerte a un paquistaní por el asalto de tres días a Mumbai en 2008, durante el cual murieron 166 personas y se deterioraron las relaciones entre los vecinos del sur de Asia.

Mohammad Ajmal Kasab, de 22 años, fue el único capturado vivo de los 10 hombres que llevaron a cabo los ataques coordinados contra objetivos clave de la capital financiera de India, incluidos dos hoteles de lujo, la principal estación de tren y un centro judío.

La sentencia de Kasab se conoce dos días después de que un hombre paquistaní-estadounidense fuera acusado de un atentado fallido para detonar un coche bomba en Times Square, en Nueva York, el sábado.

Los ataques de Mumbai, de los que se culpó al grupo extremista con base en Pakistán Lashkar-e-Taiba (LeT), llevó a suspender las conversaciones de paz entre India y Pakistán. LeT ha estado luchando con las fuerzas indias en la disputada Cachemira desde principios de los 90.

"Será colgado por el cuello hasta la muerte", dijo el juez M.L. Tahilyani a Kasab, que permanecía sentado con la cabeza agachada, a menudo limpiándose los ojos con las manos y después tapándose los oídos con los dedos.

Previamente Kasab sacudió la cabeza cuando se le ofreció la oportunidad de hablar.

En India, la pena de muerte se aplica para los peores delitos y se lleva a cabo por ahorcamiento. La sentencia debe ser confirmada por un tribunal de mayor instancia y puede apelarse. La última ejecución en India ocurrió en 2004.

Kasab fue declarado culpable el lunes de más de 80 delitos, incluido el asesinato y la guerra contra India.

India suspendió las conversaciones con Islamabad después de los ataques, diciendo que Pakistán debe primero actuar contra los grupos que operan desde su territorio, incluido LeT.

Los grupos islamistas como LeT, al que se ha vinculado con Al Qaeda, consideran a India y Estados Unidos como enemigos contra los que deben declarar la guerra santa. También apoyan la independencia de Cachemira, la región controlada conjuntamente por India y Pakistán.

Los dos países han combatido en tres guerras desde la independencia británica en 1947, dos de ellas por Cachemira.