Jueves, 6 de Mayo de 2010

Montilla avisa a Rajoy de la honda "fractura" que causará un recorte

El líder del PP pide al president que haga «pedagogía» ante un eventual fallo del TC

FERRAN CASAS ·06/05/2010 - 14:24h

Nadie se salió del guión y todo se dijo con meridiana claridad en un ambiente que, pese a todo, José Montilla y Mariano Rajoy definieron de "cordial". Donde el president advertía de la "fractura irreparable" entre Catalunya y España que un recorte al Estatut en el Tribunal Constitucional provocaría, el líder del PP le invitaba a la "pedagogía" entre los catalanes para hacer digerible la sentencia y a priorizar el respeto "a las reglas del juego".

Tras más de una hora de reunión en el Palau, ambos, reunidos por primera vez de forma bilateral, constataron las diferencias y no llegaron a acuerdos sobre la suerte del Estatut.

La reunión sirve para poco más que para exhibir diferencias en todo

Montilla sí quedó algo satisfecho porque, al menos, el líder de la oposición "toma conciencia de la gravedad de una sentencia negativa", cosa que justifica su negativa a acatarla. A su juicio, para el PP es cada vez más difícil sostener el recurso, sobre todo teniendo en cuenta que, de las 41 leyes aprobadas Estatut en mano, los populares sólo han llevado una al TC.

Decidir por "coherencia"

El president no aflojó en sus dos peticiones a Rajoy: retirar el recurso y renovar el TC. A lo primero, el mandatario popular se negó porque debe transmitir "coherencia" y no "frivolizar" con la decisión que tomó hace cuatro años, cuando el PP agitó el anticatalismo para desgastar a un PSOE comprometido con el nuevo autogobierno catalán. El president le ofreció a cambio no promover leyes inconstitucionales. Pese a su toma de conciencia, Rajoy afirmó que no se debe "temer" a las instituciones ni a la aplicación de la Constitución, que él puso de su lado.

El conservador sitúa al socialista al margen de la Constitución

Sobre la segunda, el dirigente del PP buscó la contradicción PSC-PSOE y se valió de la defensa que, hasta ahora, ha hecho Zapatero de la legitimidad del TC pese a que cuatro de sus miembros están fuera de mandato. Consideró que renovarlo ahora "sería peligroso para la Justicia" y que, en cualquier caso, él no ha notado inquietud por el asunto desde octubre de 2008. Según Rajoy, fue la última vez que Zapatero le planteó el tema. Lo hizo para pedirle otros candidatos a elegir en el Senado (los otros dos los propone el PSOE) dado el perfil ultraconservador de los aspirantes, los ex del CGPJ Francisco Hernando y Enrique López. Ayer Montilla también pidió que los retirara en pro del consenso.

El president insistió en el "clamor" social pro-Estatut. De hecho, ayer mismo las dos entidades municipalistas catalanas y la patronal CECOT explicitaron su apoyo al plante del Parlament ante el TC. Rajoy se mostró entre poco y nada impresionado e insistió en que el Estatut sea "constitucional". Se definió "entusiasta" del recurso previo, cuya recuperación el PP llevará al Congreso el martes proponiendo cambiar la ley del TC. Una reforma que, en otros términos, Montilla busca en el Senado y que, según el president, Rajoy "estudiará".

Camacho intentó colarse

A la reunión intentó asistir la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho. Sólo lo pudo hacer, con otros asesores de Montilla, en una primera fase intrascendente. En la segunda, más extensa e intensa, Montilla y Rajoy se batieron en solitario.

Noticias Relacionadas