Jueves, 6 de Mayo de 2010

Interior decide acercar a Otegi al País Vasco

Incorpora la cárcel de Logroño a la estrategia con los presos de ETA

PEDRO ÁGUEDA ·06/05/2010 - 13:40h

La Fiscalía acusa a Otegi de pertenencia a ETA.

El preso más destacado de la izquierda abertzale,Arnaldo Otegi, líder de la corriente que apuesta por abrir un nuevo proceso sin violencia, fue trasladado ayer a la cárcel de Logroño, a las puertas del País Vasco. Con este traslado, el Ministerio del Interior incorpora la cárcel riojana a la estrategia que puso en marcha tras la última tregua y que, entre otros criterios, sigue el de acercar a Euskadi a los presos que se alejan de los postulados violentos de ETA.

Otegi fue conducido a Logroño desde la prisión de Martutene, en Guipúzcoa, donde ha pasado casi tres semanas. Allí había sido trasladado desde una cárcel madrileña para que pudiera visitar en dos ocasiones a su padre, que se encuentra hospitalizado. Una vez cumplidos los permisos, que autorizó la Audiencia Nacional, el ex portavoz de Batasuna ha sido enviado a Logroño, un penal catalogado como pequeño, con unos 400 reclusos de los que, por el momento, tan sólo tres son internos de ETA, sin que ninguno de ellos tenga peso alguno en el colectivo de presos de la organización terrorista.

Sólo tres reclusos de la banda ocupan por ahora el penal de La Rioja

La cárcel riojana se convierte así en la última etapa de un proceso que arrancó días después de la ruptura formal de la tregua, en junio de 2007. Interior ubicó primero en la recién estrenada cárcel de Puerto III a destacados jefes de ETA. La intención era tomar la temperatura a un colectivo que, en gran parte, se sentía agraviado porque la dirección de la banda lo hubiera ignorado durante todo el proceso de paz, incluido el momento en el que decidió sepultarlo bajo los escombros de la T-4.

Nanclares, penúltima parada

En octubre de 2008, Interior comenzó a trasladar a los críticos a Asturias y Zaragoza, ampliando posteriormente los centros del norte que los acogían. Los partidarios de continuar con la violencia podían pasar una temporada en esas cárceles, pero si insistían en sus postulados volvían a ser alejados. La última incorporación a esta estrategia había sido hasta ahora Nanclares de Oca, el penal alavés al que una quincena de presos de ETA ha llegado sólo después de poner por escrito su renuncia a la violencia y admitir el daño causado a las víctimas.

Una mayoría del colectivo sigue los postulados del líder de Batasuna

Todos ellos están fuera ya de la disciplina de la banda. ETA estuvo recientemente tentada de expulsar a Otegi, como recogía un documento incautado a los abogados que la banda utilizaba para evitar disidencias en el colectivo. El detonante fue la carta que Otegi y otros cuatro presos de la izquierda abertzale escribieron en apoyo a la última iniciativa de Batasuna, discutida y aprobada mayoritariamente por sus bases sin el control ni el aval de ETA, y a la que se ha sumado una amplia mayoría de presos.

Los otros firmantes, todos detenidos en octubre junto a Otegi por intentar reconstruir la dirección de Batasuna, han corrido desigual suerte. El ex líder de LAB Rafael Díez Usabiaga ha quedado en libertad para cuidar de su madre, pero la fiscalía ha recurrido la decisión al considerar que la solicitud es fraudulenta. Los otros tres, Miren Zabaleta, Arkaitz Rodríguez y Sonia Jacinto, se encuentran en cárceles apartadas de Euskadi, pero podrían ser acercados en próximas fechas. Otegi cumple ahora una pena de dos años por enaltecimiento, pero puede ser condenado a otros 12 por el sumario de Batasuna.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad