Jueves, 6 de Mayo de 2010

El médico de los Mossos, acusado de abusar de su hija menor

La Generalitat aparta al acusado de su puesto de trabajo "de manera cautelar"

 

J. MUMBRÚ / L. DEL POZO ·06/05/2010 - 08:00h

arnau bach - La comisaría de los Mossos d'Esquadra de Les Corts, en Barcelona.

Los Mossos d'Esquadra que trabajan en la comisaría de Les Corts, una de las más importantes de Barcelona, no daban crédito cuando les llegó la denuncia: el acusado de abusar sexualmente de su hija menor durante varios años era el médico que trabajaba cada día junto a ellos.

El denunciado, Francisco M.C., era, hasta hace muy pocos días, uno de los dos facultativos que atienden a los Mossos d'Esquadra de Barcelona. Su trabajo era visitar y dar las altas y las bajas laborales a los agentes de la capital catalana.

Tras la denuncia, que se tramitó el pasado 11 de marzo, los Mossos detuvieron al médico y lo encerraron en el calabozo de Les Corts. Más tarde, el acusado quedó en libertad aunque con orden de alejamiento de su hija, a la espera de que se celebre el juicio, según confirmaron a Público la Fiscalía y la propia policía autonómica.

De vuelta al trabajo

Pasadas las primeras diligencias judiciales, Francisco M.C. volvió a su trabajo y continuó con sus visitas médicas a los agentes. Pero todos sus pacientes conocían la gravedad de las acusaciones y la situación se volvió insostenible: los Mossos pidieron a la Conselleria de Salut de la Generalitat que apartaran al acusado de su puesto de trabajo "de manera cautelar". Y hace pocos días, el cambio se produjo, según confirmó el Institut Català de Salut (ICS). Aun así, el instituto médico, que insistió en la presunción de inocencia de su empleado, no reveló el nuevo destino profesional del acusado.

El abogado que defiende a Francisco M.C., Carles Monguilod, reconoció que "la denuncia es muy grave" pero se mostró "convencido de que son hechos inciertos y falsos". El letrado también sostuvo que es "normal" que la jueza emitiera la orden de alejamiento ya que "cuando una chica denuncia unos hechos como estos, el juez está obligado a decretarlo". Por su parte, el abogado de la acusación, David Aineto, prefirió no hacer declaraciones. "Se trata de un tema muy delicado porque hay una menor de por medio", fue su lacónica respuesta.

Libre hasta el juicio

A menudo, en los casos de presuntos abusos entre familiares, el magistrado no ordena el ingreso en prisión del acusado. "Si hubiera sido durante el ejercicio de sus funciones sería distinto", explica la letrada Lara Padilla, experta en casos de abusos sexuales. Ante este tipo de denuncias, afirma Padilla, el objetivo primordial "es proteger a la víctima y evitar presiones". D