Miércoles, 5 de Mayo de 2010

Unasur boicoteará la cumbre de Madrid si asiste Honduras

Varios mandatarios han anunciado su incomparecencia a la reunión entre la UE y América Latina y el Caribe de los próximos 17 y 18 de mayo

ANA DELICADO / EFE / BUENOS AIRES ·05/05/2010 - 21:12h

EFE - El presidente de Ecuador, Rafael Correa.

La Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) se niega a pasar página sobre el golpe de Estado de junio de 2009 en Honduras, así sea a costa de enfrentarse con Europa. Prueba de ello es la advertencia que ha lanzado el mandatario ecuatoriano y a la vez presidente pro témpore del bloque, Rafael Correa, sobre la posibilidad de que varios países de la región no acudan a la cumbre de la Unión Europea, América Latina y el Caribe, prevista para el próximo 17 y 18 de mayo en Madrid, si asiste también Honduras.

"No se pueden legitimar elecciones bajo la égida de una dictadura, y no se pueden sentar precedentes de esa naturaleza", indicó Correa al término de la cumbre de la Unasur celebrada en Argentina. "En Honduras se expulsó del país a punta de bayoneta a un presidente constitucional y es como si no pasara nada", añadió. El jefe de Estado ecuatoriano subrayo la "ligereza" en la que había incurrido el Gobierno español al incluir a Honduras en el encuentro sin haber consultado antes con la Unasur.

Todos los países que integran el organismo, salvo Perú y Colombia, rechazan el Gobierno hondureño de Porfirio Lobo elegido el pasado noviembre en unas elecciones cuya legitimidad no reconocen. Correa recordó además que Honduras sigue expulsada tanto de la Organización de Estados Americanos (OEA) como del Sistema de la Integración Sudamericana (SICA) tras el golpe de Estado que derrocó al presidente Manuel Zelaya el 28 de junio de 2009. "No es gratuita la oposición al Gobierno hondureño", subrayó.

Morales espera que Zapatero "haga llegar buenas noticias"

En el mismo tono se expresaron el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y el de Bolivia, Evo Morales. El mandatario venezolano declaró que en Argentina hubo "consenso" pero no "unanimidad" en cuanto a qué hacer frente a la invitación a Lobo por parte del Gobierno español. 

"Quizás hubo alguna excepción, pero nosotros no vamos porque no reconocemos, y respetamos a todos los gobiernos que reconocen, al gobierno de Honduras", agregó sin precisar qué países son los que han decidido condicionar su asistencia a que sea retirada la invitación a Lobo.

En tanto, Morales espera que Zapatero "haga llegar buenas noticias para que todos podamos participar en esta cumbre". El gobernante boliviano también calificó de "fuerte" y "digna" la posición del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, de no reconocer a Lobo.

Por su parte, el canciller hondureño, Mario Canahuati, ha confirmado que su país acudirá al encuentro. "Estamos formalmente invitados por el presidente Zapatero", afirmó.