Miércoles, 5 de Mayo de 2010

La terapia conductual calma rápidamente el colon irritable

Reuters ·05/05/2010 - 19:00h

Por Amy Norton

Algunas personas con colon irritable perciben un rápido alivio con la terapia conductual, y los beneficios duran por lo menos varios meses, de acuerdo a un pequeño estudio.

Los resultados respaldan las evidencias de que la psicoterapia, o terapia cognitiva conductual, es efectiva en algunos pacientes con el síndrome del colon irritable (SCI). Y sugieren que los "respondedores rápidos" serían especialmente propensos a progresar mejor en el largo plazo.

El estudio halló que el 30 por ciento de 71 adultos que, al azar, habían recibido terapia cognitiva conductual por SCI, respondieron rápidamente a la intervención.

Es decir, a las cuatro semanas de iniciar la terapia, los pacientes sintieron "un alivio adecuado" del dolor abdominal y de los síntomas intestinales y tuvieron una reducción significativa de los síntomas según un cuestionario estandarizado.

En casi todo ese grupo (20 de 21), la mejoría se mantuvo durante tres meses después de la finalización de las sesiones. En cambio, apenas el 28 por ciento de los 50 participantes que no lograron responder rápido a la terapia pudieron sentir algún alivio a los tres meses.

Los resultados aparecieron publicados en la revista Clinical Gastroenterology and Hepatology.

"Sabemos que la terapia cognitiva conductual es un tratamiento muy promisorio para el SCI", dijo el autor principal, doctor Jeffrey M. Lackner, de la State University of New York, en Buffalo.

Los resultados, dijo a Reuters Health, permiten identificar a los pacientes más propensos a conservar la respuesta positiva. De todos modos, el estudio es pequeño y aún se desconoce cuánto tiempo durarían los beneficios de la psicoterapia.

Ahora el equipo de Lackner está realizando un estudio más grande y de largo plazo. "Queremos ver si los beneficios se prolongan nueve meses o un año", dijo.

Las personas con SCI sufren ataques de calambres abdominales, inflamación y alteración del movimiento intestinal (diarrea, constipación o la combinación de ambas).

Se desconoce la causa exacta del trastorno, pero los pacientes identifican ciertos síntomas disparadores, como algunos alimentos, comidas más copiosas que lo normal y estrés emocional.

La psicoterapia apunta a que los pacientes reconozcan esos factores y puedan controlarlos.

El equipo indicó al azar a los pacientes 10 sesiones semanales de psicoterapia o cuatro sesiones distribuidas en 10 semanas.

El 30 por ciento de ambos grupos respondieron al tratamiento en cuatro semanas. Sorpresivamente, la respuesta rápida fue la misma en el grupo que, en la cuarta semana, recién había recibido la segunda sesión.

En la primera sesión de ambos grupos, se les indicó a los pacientes "autocontrolar" los síntomas, las circunstancias en las que aparecían, como así también cuáles eran sus pensamientos, sentimientos y respuestas físicas antes y después de esos ataques.

Ese autocontrol, afirmó el equipo, habría ayudado a algunos pacientes a poder manejar los síntomas.

El autor aseguró que se desconoce qué es lo que aumenta la posibilidad de que un paciente responda más rápido que otro a la terapia.

Opinó que los próximos estudios deberían tratar de descubrir qué factores facilitarían la respuesta rápida, como las características de los pacientes y el psicoterapeuta y los elementos de la terapia.

FUENTE: Clinical Gastroenterology and Hepatology, mayo del 2010.