Miércoles, 5 de Mayo de 2010

La Fiscalía pide 1.120 años de cárcel para los supuestos etarras de la T-4

AGENCIAS ·05/05/2010 - 13:35h

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha elevado su petición inicial de 900 años de cárcel a 1.120 años para los tres supuestos etarras que perpetraron el atentado de la T-4 del aeropuerto de Barajas el 30 de diciembre de 2006, al considerar que la cifra de heridos es de 52, y no 41, como estimó inicialmente.

Así lo ha anunciado el fiscal Daniel Campos en la tercera jornada del juicio que se sigue en la Audiencia Nacional desde el pasado lunes, donde ha señalado que eleva a definitivas el resto de conclusiones, es decir, que reclama que los terroristas Igor Portu, Mattin Sarasola y Mikel San Sebastián, indemnicen a los familiares de Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio con 500.000 euros por cada uno de los fallecidos.

También, tres de las acusaciones particulares personadas en la causa han solicitado que el Estado sea condenado como responsable civil subsidiario, una solicitud a la que se ha opuesto el Ministerio Fiscal y que el tribunal ha rechazado por "extemporánea" en este momento procesal.

El fiscal, que mañana expondrá su informe final, imputa a los tres acusados dos delitos de asesinato terrorista, 52 de tentativa de asesinato y uno de estragos terroristas por el atentado con el que ETA rompió su última tregua. Además, el representante del Ministerio Público reclama la prohibición para los presuntos etarras de residir y aproximarse al lugar donde cometieron el atentado durante 10 años. Y pide también que se indemnice a los propietarios de los vehículos dañados en la explosión, así como al dueño de la furgoneta con la que los terroristas perpetraron el atentado y al que mantuvieron secuestrado durante tres días.

Por último, considera que deben ser indemnizadas las entidades perjudicadas por los daños provocados en el módulo D del aparcamiento y zonas adyacentes, que han sido valorados en 26.777.520 euros

Igor Portu, autor de las llamadas

Durante la sesión, donde se han escuchado las grabaciones de las llamadas con las que ETA advirtió ese día de la colocación de una furgoneta-bomba "de gran intensidad" en el módulo D del aparcamiento, los peritos de la Guardia Civil han confirmado que existe un 98% de posibilidades de que Igor Portu, miembro del 'comando Elurra', fue quien las efectuó.

Se han visionado además las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad del aeropuerto en las que captaron la entrada de la furgoneta en el aparcamiento un día antes de los hechos, así como otros vídeos en los que se ve a un individuo disfrazado con una gorra, una mascarilla y una maleta abandonando la terminal.