Martes, 4 de Mayo de 2010

La UE impulsa el cielo único tras la crisis de las cenizas

Los 27 reconocen que el cierre de su espacio aéreo no estuvo bien gestionado

DANIEL BASTEIRO ·04/05/2010 - 22:00h

Un operario protege el reactor de un avión en el aeropuerto de Belfast, en Irlanda del Norte, ayer.

Casi tres semanas después de la erupción del Eyjafjalla, una nueva nube volcánica recordó a la Unión Europea que la crisis aérea a no estuvo ni bien diagnosticada ni bien administrada políticamente. Irlanda y Reino Unido tuvieron que cerrar parte de su espacio aéreo por una nueva nube del volcán islandés, que a mediodía acabó alejando el viento. Según la agencia Eurocontrol, unos 150 vuelos tuvieron que ser cancelados, perturbando muy levemente la actividad de un martes normal, que habitualmente registra 28.000 despegues.

En Bruselas, los ministros de Transportes de los 27 dieron muestra de haber aprendido la lección. Una reunión extraordinaria convocada por la presidencia española acordó impulsar la creación de un cielo único europeo, un proyecto varado desde 2008 por las reticencias nacionales a perder competencias en favor de las instituciones comunitarias.

Sólo 150 vuelos tuvieron que ser cancelados ayer por la nube de humo

"Sistemas más fiables"

Entre líneas, los 27 reconocieron que las proyecciones matemáticas en las que se basó el cerrojazo del cielo no fueron adecuadas. "Tras la experiencia reciente son necesarios sistemas más fiables para evaluar mejor las condiciones del espacio aéreo en relación con una nube de cenizas", aseguran las conclusiones.

Es la primera vez que la UE admite de manera oficial el error, enarbolado por las compañías aéreas en su lucha por compensar con ayudas públicas sus pérdidas. La Comisión calcula entre 1.500 y 2.500 millones de euros las pérdidas de los sectores afectados, incluyendo también a los aeropuertos y los operadores turísticos.

El vicepresidente de la Comisión recordó que un volcán no obedece "normas"

"Somos plenamente conscientes del impacto económico que ha supuesto la crisis para el sector aéreo europeo", aseguró José Blanco, ministro español que presidió la reunión, para agradecer después a Bruselas sus esfuerzos para facilitar la concesión de ayudas.

Entre las medidas de futuro acordadas está la creación de la figura de un "gestor de la Red Europea", que podría asumir las tareas de árbitro aéreo del cielo europeo para cierres cautelares. Además, los 27 crearán "inmediatamente" una célula de crisis comunitaria.

El objetivo, según el vicepresidente de la Comisión y encargado de Transportes, Siim Kallas, es que "millones de personas y empresas nunca tengan que pasar otra vez por una crisis como la de hace unas semanas". Lo que está claro es que "volverá a pasar", añadió Kallas. "Puede que sea la próxima semana, puede que en 20 años, pero pasará de nuevo porque los volcanes no obedecen ninguna norma", advirtió.

Noticias Relacionadas