Martes, 4 de Mayo de 2010

Mourinho evita hablar sobre futuro

Reuters ·04/05/2010 - 20:16h

El técnico del Inter de Milán, José Mourinho, dijo el martes que no está seguro sobre si continuará la próxima temporada al frente del equipo que lucha por conseguir un triplete de títulos.

El Inter se enfrenta el miércoles a la Roma en la final de la Copa de Italia, pero con el extrovertido Mourinho realizando atípicamente una rueda de prensa, aparecieron las preguntas sobre su futuro. Ante la pregunta sobre si se quedaría en el Inter la próxima temporada, Mourinho respondió que "no puedo decirlo, en el fútbol uno nunca puede decir algo así".

El entrenador portugués tiene contrato con el club de la Serie A hasta 2012, pero ha dicho en reiteradas ocasiones que no le gusta el fútbol italiano, aumentando la especulación mediática sobre su posible llegada al Real Madrid u otro regreso a Inglaterra.

Mourinho, que ganó el "scudetto" con el Inter en su primera temporada en el cargo el año pasado, se cansó de tantos interrogatorios de la prensa italiana y las autoridades, y decidió hace dos meses no dar ruedas de prensa en los partidos que no sean de Liga de Campeones.

Sin embargo, el ex técnico del Chelsea decidió volver a escena el martes dado que la final de la Copa Italia es una ocasión especial, y lo hizo con su mordacidad característica.

ÚNICO EN EL MUNDO

El principal blanco de las críticas de Mourinho fue la presidenta de la Roma, Rosella Sensi, después de que ella dijera que el Inter debería estar avergonzado por su triunfo del domingo 2-0 contra la Lazio, en el que los aficionados locales gritaron los goles porque querían que su equipo perdiera para no beneficiar a su clásico rival, la Roma.

"La mujer puede ser presidenta, doctora, tal vez haya nacido en una cuna de oro, pero tiene que respetarnos", disparó Mourinho, antes de criticar la decisión de haber designado al estadio Olímpico de Roma como sede de la final de la Copa.

"Ellos tienen suerte de jugar la final de la Copa Italia en casa, es algo único en el mundo, porque no conozco ninguna otra copa nacional que se defina en el estadio de uno de los finalistas", agregó.

El Inter, que se medirá con la Roma en la final por quinta vez en seis años -dos triunfos para cada uno-, no contará por lesión con el defensa brasileño Lucio, mientras que el centrocampista holandés Wesley Sneijder es duda.

El entrenador de la Roma, Claudio Ranieri, cuyo equipo puede obtener su primer doblete de títulos si vence al Inter en la Copa y le supera en lo más alto de la tabla en las dos jornadas que quedan de liga, se mostró más tranquilo que su rival.

El técnico de 58 años se negó a discutir la polémica del duelo con la Lazio y restó importancia a su rivalidad con Mourinho, que le sucedió en el Chelsea y una vez le describió como "un hombre de 70 años".

"Mi relación con Mourinho es buena. Le admiro como entrenador y como persona, está haciendo las cosas muy bien en el fútbol italiano, por eso se merece de verdad todo lo que está consiguiendo", señaló Ranieri.