Martes, 4 de Mayo de 2010

Usuarios de esteroides anabólicos tendrían problemas cardíacos

Reuters ·04/05/2010 - 19:12h

Por Frederik Joelving

Excederse en el uso de esteroides anabólicos dañaría y debilitaría el corazón al aumentar, en principio, el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca.

Aunque no es una novedad que los esteroides dañan la salud, un nuevo estudio demostró que serían aún más peligrosos. La insuficiencia cardíaca hace que el corazón debilitado no pueda bombear suficiente sangre a todo el cuerpo.

El estudio detectó signos de insuficiencia cardíaca, pero en los casos graves la enfermedad acumula sangre en los pulmones, lo que dificulta la respiración y puede ser fatal.

"Lo que más preocupa es que todo el problema no sería evidente hasta después de los 20 ó 30 años", dijo el doctor Harrison G. Pope, de Harvard University, quien dirigió el estudio publicado en Circulation.

Pope, que estudia los esteroides anabólicos desde hace 20 años, explicó que esas sustancias se comenzaron a ofrecer en los gimnasios del país en la década de 1980 y enseguida se generalizó su uso. Hoy, 2 millones de estadounidenses habrían abusado de su consumo en algún momento.

"Estamos ante el inicio de algo que podría volverse un gran problema de salud pública", dijo Pope.

Su equipo publicó un aviso para convocar a levantadores de pesas que pudieran soportar más de 120 kilos. De ese modo, obtuvo consumidores de esteroides y fisicoculturistas "limpios" sin tener que revelar el objetivo del estudio, lo que podría haber sesgado los resultados.

El equipo midió su función cardíaca mediante ultrasonido. En 10 de los 12 consumidores de esteroides, el corazón bombeaba menos sangre de la que debía. En cambio, sólo uno de los siete no usuarios tuvo ese problema.

"Esa es una diferencia estadísticamente sorprendente, mucho más de lo que podría explicarse al azar", dijo Pope a Reuters Health. "El corazón se vuelve más débil y no puede contraerse con la misma fuerza con que lo hacía habitualmente. Además, pierde flexibilidad", agregó.

"Hubo casos de atletas que cayeron al suelo", dijo a Reuters Health la doctora Nora Volkow, directora del Instituto Nacional de Abuso de Drogas, en Bethesda, Maryland. "Si fuera cardióloga, estaría muy preocupada", aseguró.

Pero agregó que, dado que el estudio es pequeño, aún es temprano para predecir qué le sucederá al gran porcentaje de usuarios de esteroides que están llegando a la mediana edad.

Además de aumentar la musculatura, los esteroides anabólicos, que imitan a la testosterona (la hormona masculina), también afectan el cerebro de distintas formas: en algunas personas producen agresión y en otras, depresión.

Su uso prolongado reduce la producción normal de testosterona en los testículos, lo que puede hacer que el hombre se vuelva más femenino.

Mientras que la policía erradicó la producción de esteroides en Estados Unidos, los fármacos son de venta libre en algunos países y se pueden comprar por internet.

Pope, que es psiquiatra, dijo que los efectos en la conducta son alarmantes, pero que su máxima preocupación es el corazón. La insuficiencia cardíaca ya es una de las principales causas de muerte en los países desarrollados. Se desconoce la magnitud del aporte de los esteroides en esas muertes.

"Es muy difícil (para la Dirección de Control de Drogas, DEA por su sigla en inglés) interceptar estas drogas, simplemente, ingresan al país", dijo Pope. "Necesitamos obtener más datos y los necesitamos rápido", advirtió.

FUENTE: Circulation, online 27 de abril del 2010.

í

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad