Martes, 4 de Mayo de 2010

Zapatero tacha de "absoluta locura" el rumor del rescate

Esgrime el bajo nivel de deuda contra el "disparate" de un plan de ayuda para España

DANIEL BASTEIRO ·04/05/2010 - 12:19h

Tras la respuesta europea a los ataques a Grecia, dos nuevas víctimas están en el punto de mira de los especuladores y los medios de comunicación anglosajones: Portugal y España. Ayer en Bruselas, José Luis Rodríguez Zapatero intentó atajar las comparaciones y tachó de "absoluta locura" y "disparate desproporcionado" los rumores que sitúan a España a punto de pedir un rescate europeo. El presidente del Gobierno no sólo insistió en que "España no es Grecia", sino que prometió hacer frente a los que empañen la credibilidad es-pañola ante los mercados.

"La confianza se produce con los datos y los hechos, y no con las opiniones", advirtió. Para el Gobierno, los argumentos contra los especuladores son dos: una deuda muy baja y la previsión de vuelta al crecimiento. "España tiene una deuda 20 puntos menor que la media europea", recordó Zapatero, señalando que el Gobierno dedica un 2% del PIB a pagar los intereses mientras que Francia o Alemania dedican un 3%. Además, sugirió que España podría haber salido de la recesión en el primer trimestre.

"No podemos estar al albur de lo que pase un día en la bolsa", aseguró Zapatero, que reconoció que los rumores pueden seguir provocando cataclismos en la bolsa y dificultando la refinanciación de la deuda. Si eso se produce, sería "sencillamente intolerable", añadió, porque pondría a la economía española contra las cuerdas.

Desmentido del FMI

"Lo vamos a combatir", prometió en respuesta al rumor de que España pudiera necesitar 280.000 millones, que circuló en el mercado y recogieron algunas agencias internacionales. Horas después de la intervención de Zapatero, el FMI desmintió el supuesto rescate a España. "No hay ninguna verdad en esos rumores", aseguró el portavoz de la entidad, Bill Murray.

El jefe del Ejecutivo, de visita en Bruselas a la OTAN y a las instituciones de la UE, lamentó la volatilidad de los mercados, donde se toman "decisiones muy coyunturales, a veces fruto de rumores y, en otras ocasiones, de una información insuficiente" y reivindicó los positivos datos del paro conocidos ayer. "Aunque diera cinco ruedas de prensa nadie me preguntaría por ello hoy", se lamentó amargamente.

Noticias Relacionadas