Lunes, 3 de Mayo de 2010

Golpe para el Gobierno turco al rechazarse una enmienda

Reuters ·03/05/2010 - 18:19h

El parlamento turco rechazó el lunes una enmienda constitucional que pretendía complicar la prohibición de partidos políticos, en un inesperado golpe a los planes del Gobierno de reformar una Carta escrita durante el gobierno militar de los años 80.

El primer ministro, Tayyip Erdogan, dijo que seguirá presionando para sacar adelante la reforma, a pesar de un revés que indica que el paquete no ha logrado todo el respaldo de su partido Justicia y Desarrollo, de tendencia islamista y al que se conoce como Partido AK.

"Seguiremos nuestro camino. Retirar el borrador constitucional no está en la agenda", afirmó Erdogan después de que el Parlamento rechazara la enmienda en su segunda ronda de votaciones.

El Partido AK, que tiene sus raíces en el Islam político pero niega tener ambiciones de crear un estado islámico, dice que las reformas son necesarias para acercar a Turquía a las normas democráticas europeas.

La oposición laica ha acusado al Gobierno de utilizar la reforma judicial como una excusa para instalar a sus partidarios en el Tribunal Constitucional, el garante de la laica Constitución turca, y de socavar los principios laicos del país.

El paquete de reformas también pide que el Ejército laico esté sujeto a los tribunales civiles.

Erdogan ha dicho que convocará un referéndum si no logra los votos suficientes para aprobar la reforma.

Para convertirse en ley, cada una de las 30 enmiendas requiere 367 votos de los 550 de un Parlamento dominado por el Partido AK. El Gobierno puede convocar un referéndum si logra al menos 330 votos.

Cualquier enmienda que reciba menos de 330 votos es eliminada del paquete. La propuesta de cambiar la ley de Partidos Políticos, uno de los puntos fuertes del paquete, recibió 327 votos.

"Éste era uno de los artículos más importantes del paquete de reforma constitucional, así que parece como un fracaso para Erdogan y compañía", dijo Wolfango Piccoli, de la consultora de riesgo político Eurasia.

"A corto plazo, esto podría rebajar tensiones, pero todavía tenemos que ver cómo se votan los otros artículos polémicos", añadió.

El Partido AK tiene 335 escaños, lo que supone que algunos de sus diputados rompieron la disciplina de partido y votaron contra las medidas.

El analista Cengiz Aktar señaló que los diputados nacionalistas podrían haber votado en contra porque la ley existente se ha utilizado con frecuencia para ilegalizar a los partidos pro kurdos.

"Esto muestra que Turquía necesita una Constitución completamente nueva, no sólo enmiendas", señaló. "Incluso algunos miembros del Partido AK han votado contra el artículo debido a sus propios intereses".

La UE ha criticado la ley turca de partidos, que ha servido para prohibir casi a 20 partidos desde 1982, cuando se aprobó la Carta Magna tras un Golpe de Estado.

El propio Partido AK, ahora en el Gobierno, evitó por poco un intento judicial de prohibición que argumentaba que la formación contravenía la Constitución laica de país.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad