Lunes, 3 de Mayo de 2010

El líder iraní propone una región sin armas atómicas

Ahmadineyad pretende obligar a Israel a deshacerse de su arsenal nuclear en Oriente Próximo. Irán y EEUU cruzan acusaciones en el primer día de la conferencia de seguridad nuclear de la ONU

ANTONIO LAFUENTE ·03/05/2010 - 19:41h

EFE - El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, abogó en la ONU por la creación de una zona libre de armas nucleares en Oriente Próximo como medida para lograr que el Tratado de No Proliferación (TNP) cumpla su objetivo: el desarme nuclear completo, algo en lo que, a su juicio, ese acuerdo ha fracasado desde que entró en vigor en 1970. El líder iraní habló en la jornada inaugural de la conferencia para la revisión del TNP, que se celebra en la sede de la ONU en Nueva York.

El principal escollo de la propuesta de Ahmadineyad no es otro que el hecho de que hacerla realidad conllevaría obligar a Israel a renunciar a su arsenal nuclear. Unas armas cuya existencia Tel Aviv nunca ha reconocido pero que se da por hecho que posee.

Pero para el presidente iraní las amenazas que sufre su país no provienen sólo del Estado judío, porque quien amenaza a su país con el uso de la bomba atómica es "Estados Unidos y alguno de sus aliados europeos". Una acusación a la que siguió otra: la de haber sido el único país del mundo en lanzar bombas atómicas. Una razón por la que Ahmadineyad pidió al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) que suspendiera a Washington.

La diatriba contra Estados Unidos tuvo como consecuencia que la delegación norteamericana abandonara la sala. Un ejemplo que fue seguido por los representantes británico y francés, que también dejaron vacíos sus asientos. La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, no tuvo que salir de la Asamblea General porque había optado directamente por no acudir.

Desde Washington, el presidente Barack Obama respondió, sin citar a Irán por nombre, que los países que no cumplen sus obligaciones bajo el Tratado de No Proliferación "son más inseguros y están más aislados".

El iraní planteó también las medidas con que lograr un mundo sin armas nucleares

El iraní planteó también las medidas con que lograr un mundo sin armas nucleares. Por ejemplo, "la creación de un organismo independiente que fije un calendario y una fecha concreta para la completa eliminación de las armas nucleares", "la total eliminación de las investigaciones para el desarrollo y la mejora de las armas nucleares y sus instalaciones", "la creación de un sistema de inspección para las naciones que tienen arsenales nucleares" y "la suspensión en el Consejo de Gobierno del OIEA de los países que han usado o amenazan con usar armas nucleares".

Con su discurso, Ahmadineyad apuntó a los principales asuntos que debatirán los delegados de 189 países que hasta el 28 de mayo revisarán los tres pilares que componen el TNP: desarme de las potencias nucleares; no proliferación (que incluye impedir que grupos terroristas puedan acceder al arma atómica) y uso pacífico de la energía atómica. Un uso que el presidente iraní defendió al recordar que se trata de un "derecho" de su país.

Ahmadineyad, único jefe de Estado que participa en la reunión, no sólo se defendió contra quienes le imputan el intentar hacerse con la bomba atómica algo que negó sino que reprochó a su vez a las potencias nucleares su "hipocresía y doble rasero".

A sus ojos, tanto el Consejo de Seguridad cuyos cinco miembros permanentes con capacidad de veto tienen la bomba atómica como el OIEA no sólo han fracasado en garantizar la paz y la seguridad internacionales, sino que "han sido instrumentos que han servido a las políticas de las potencias nucleares" y "han impedido el desarrollo pacífico" de la energía nuclear.

Un programa polémico

Previamente al líder iraní intervinieron el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el director del OIEA, Yukiya Amano, que acusaron a Irán de levantar sospechas acerca de su programa nuclear. "Seamos claros, le corresponde a Irán clarificar las dudas y las preocupaciones sobre su programa", dijo Ban Ki-moon, quien también se marchó antes de escuchar a Ahmadineyad tras anunciar que le ocupaban cuestiones de trabajo.

"Le corresponde a Iránclarificar las dudas sobre su programa"

No por ello el secretario general de la ONU dejo de apoyar la propuesta de un Oriente Próximo zona libre de armas nucleares. Sin embargo, no mencionó en ningún momento que la única nación que se cree que posee ese armamento en la región es Israel, país al que se le calcula un arsenal de al menos ochenta cabezas nucleares. Ban Ki-moon se limitó a invitar al Estado judío a que se adhiriera al Tratado de No Proliferación, pero lo hizo sin mencionarlo expresamente.

Con la acusación a Irán de incumplir el TNP y la falta de exigencias a Israel para que se una, el secretario general de la ONU anticipó la que probablemente será la línea de actuación en la Conferencia.

El representante de los países no alineados, el indonesio Marty Natalegawa, fue mucho más explícito. Recordó que la creación de una zona libre de armas nucleares en Oriente Próximo fue una de las condiciones que se exigieron en 1995 para ampliar el TNP de forma definitiva, por lo que calificó de "inaceptable" que 15 años después todo continúe igual.