Domingo, 30 de Septiembre de 2007

El PSOE ganará las elecciones si le apoyan los indecisos

Los socialistas logran 2,2 puntos de diferencia en tendencia electoral a cinco meses de las generales

FERNANDO GAREA ·30/09/2007 - 15:16h

PUBLISCOPIO. Encuesta electoral.

Gráfico A menos de cinco meses de las elecciones generales cualquiera de los dos grandes partidos está en condiciones de ganar. La incertidumbre por el resultado se mantiene, porque el PSOE conserva una ligera ventaja de 2,2 puntos sobre el PP, según el resultado del Publiscopio realizado para PÚBLICO durante esta semana.

Cualquier acontecimiento imprevisto, el resultado de los debates cara a cara de la campaña electoral o el más mínimo tropiezo puede invertir ese estrecho margen. A estas alturas sólo se mide tendencia porque no hay ambiente electoral y la decisión de voto no está consolidada. No obstante, el PSOE presenta mejor perspectiva porque los datos de simpatía y rechazo muestran que tiene margen para crecer y que los cambios no vienen por flujos entre partidos, sino por la participación.

Por eso, los socialistas dependen de la movilización de última hora de su electorado que ya les dio la victoria en 2004 y los conservadores parten con la desventaja de la pésima valoración de su líder, Mariano Rajoy, muy por debajo de la de su oponente y otros dirigentes de su partido.El ambiente político del inicio del curso muestra una estrategia de los partidos basada precisamente en datos similares: el PSOE se dirige a su electorado con propuestas sociales movilizadoras, y el PP refuerza a los suyos con los mensajes básicos de la legislatura. 

Esta encuesta de Público se publicará de forma mensual hasta los comicios de marzo y servirá para mostrar la tendencia electoral de cada partido, es decir, el voto potencial de cada opción, conocido también como intención de voto.VariacionesEsa tendencia incluye elementos subjetivos de valoración como la simpatía, el rechazo y la fidelidad de voto. El PSOE muestra una tendencia electoral del 41% de los votos, frente al 38,8% del PP. Con respecto a las elecciones de 2004, el partido de José Luis Rodríguez Zapatero baja algo más de dos puntos, mientras que el de Rajoy sube más de uno. 

Los socialistas se mantienen por el momento por encima del 40%, cifra considerada como la barrera para determinar el ganador de las elecciones generales.Ese resultado prolonga la tendencia de igualdad, marcada en las últimas elecciones municipales de mayo, cuando el PP venció por menos de un punto en el global. Desde entonces, se han producido acontecimientos como la derrota de Rajoy en el debate sobre el estado de la Nación, el final de la tregua y el giro de firmeza y eficacia policial frente a ETA, el anuncio de propuestas sociales, el resurgir del debate territorial y las tensiones en el PP por las aspiraciones de Gallardón.Fuentes de ambos partidos coinciden con matices en que sus encuestas muestran esa misma incertidumbre electoral. Muy pocos votos determinarán algunos escaños en algunas circunscripciones para que uno de los dos partidos logre mayoría para gobernar, casi seguro en minoría

El PP mantiene una fidelidad de voto más alta que el PSOE, del 82%, frente al 70%. Con ese dato el Partido Popular muestra que mantiene movilizados a los suyos durante toda la legislatura. En esa tabla de fidelidad es significativo que los socialistas reciban el voto mayoritario de los nuevos electores, es decir, de los jóvenes.Entre los indecisos son muchos más los que dudan entre el PSOE y otra opción antes que entre el PP y otra, lo que muestra un caladero potencial de votos a los socialistas.

Menos rechazo para el PSOE

Aparentemente, los socialistas tienen más posibilidades de ampliar su porcentaje de electores, ya que cuentan con más simpatías declaradas de los encuestados y menos rechazo. Es decir, hay más ciudadanos que dicen que nunca votarían al PP, frente a los que no rechazan al PSOE y, teóricamente, el partido que gobierna dispone de un mayor margen para crecer.

El político mejor valorado es Alberto Ruiz-Gallardón. Los partidarios del alcalde de Madrid podrán defender cone este argumento su empeño en ir en las listas al Congreso. Podrán decir que si Rajoy escucha a casi todos los que le rodean dentro y fuera del partido no puede excluir al político mejor valorado.Al PP debe preocuparle la escasa valoración de su candidato. Rajoy tiene la misma valoración que Gaspar Llamazares, líder de una formación que sólo tiene el 4,9% de los votos. 

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad