Lunes, 3 de Mayo de 2010

EEUU presiona a BP por el vertido en el Golfo de México

Reuters ·03/05/2010 - 05:59h

Una gran mancha de petróleo se acercaba a la costa norte del Golfo de México y amenazaba con un desastre económico y ecológico, en tanto el presidente Barack Obama agudizó sus críticas hacia BP y la presionó para que detenga el crudo que brota de su pozo roto.

"Permítanme ser claro: BP es responsable por este derrame. BP pagará la factura", dijo Obama mientras visitaba el área, y se comprometió a una "plena coordinación, un esfuerzo de ayuda implacable" en la región donde las costas de cuatro estados estadounidenses están siendo amenazadas.

La petrolera británica dijo que estaba haciendo sus mejores esfuerzos para cerrar el pozo, ubicado a una profundidad de casi 1,6 kilómetros bajo las aguas del Golfo de México, pero describió una operación extraordinariamente complicada que podría llevar semanas o meses.

Es como realizar una "operación a corazón abierto a 5.000 pies en la oscuridad con submarinos controlados por robots", dijo el presidente de BP America, Lamar McKay, a la cadena ABC News.

La marea negra amenaza la vida salvaje, las playas y una de las zonas de pesca más fértiles de la nación, que se extiende por el delta del Mississippi desde Luisiana a Florida.

"Lidiamos con un desastre ambiental masivo y potencialmente sin precedentes", aseguró Obama.

El presidente recorrió los humedales de Luisiana en riesgo por el derrame de petróleo, y sobrevoló las zonas pesqueras costeras que podrían ser las más afectadas por la situación.

Los esfuerzos desesperados sobre y debajo de la superficie del océano, para comprobar los flujos de petróleo y dispersar y contener la propagación de la mancha se veían obstaculizados por potentes vientos y la fuerte marea.

El Gobierno suspendió el domingo la pesca a lo largo de una amplia franja de sus aguas del Golfo de México, por los temores sobre la contaminación de los mariscos.

"BOTA EN EL CUELLO" DE BP

Una serie de agencias gubernamentales están trabajando en la zona, pero Obama y sus funcionarios dejaron claro que BP será responsable de los costes de limpieza del desastre, que podrían ser de miles de millones de dólares.

"Nuestro trabajo básicamente es mantener la bota en el cuello de British Petroleum", dijo Ken Salazar, secretario del Interior, al programa "State of the Union" de CNN.

La factura total de la limpieza del derrame podría ser de 7.000 millones de dólares (unos 4.700 millones de euros), dijo Neil McMahon, analista de la firma de inversiones Bernstein en Londres. Analistas de Morgan Stanley calcularon la cifra en 3.500 millones de dólares.

Desde la explosión el mes pasado en la plataforma Deepwater Horizon que mató a 11 personas, cientos de miles de barriles de crudo han brotado en el Golfo.

EL PEOR ESCENARIO

El Gobierno están teniendo dificultades en saber cuánto petróleo se derrama desde el profundo pozo, pero han elevado sus estimaciones iniciales de 5.000 barriles por día.

"El peor escenario es que podría haber 100.000 barriles (15,9 millones de litros) fluyendo (por día)", dijo Salazar.

"La cantidad real es imposible de estimar", aseguró, en tanto, Doug Suttles, presidente ejecutivo de operaciones de la unidad de exploraciones y producción de BP, a CBS News.

Aunque la Guardia Costera extendió cientos de miles de metros de barreras protectoras para contener la mancha, los fuertes vientos y marejadas han interferido en el despliegue de las barreras plásticas y también en los esfuerzos de barcos y aviones para rociar con dispersantes químicos el petróleo.

La zona es el origen de la mayor parte de la producción estadounidense de ostras y camarones. La industria pesquera estadounidense en el Golfo de México es la segunda más importante en el país después de Alaska.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad