Domingo, 2 de Mayo de 2010

Nueva York recupera la normalidad mientras se busca al responsable del carro bomba

EFE ·02/05/2010 - 18:04h

EFE - Varias personas caminan este 1 de mayo en una calle de Times Square en Nueva York, EE.UU., luego de ser evacuada después de que las autoridades encontraran material explosivo y un temporizador en el interior de un automóvil.

Nueva York recupera hoy la normalidad después de que Times Square permaneciera cerrada por cerca de nueve horas a causa de un carro bomba que fue localizado el sábado en esa popular plaza, sin que llegara a explotar y sin que, de momento, las autoridades hayan identificado a algún sospechoso.

"Creo que Times Square es ya un lugar seguro. En este momento no tenemos otra información más que se trata de algo aislado", aseguró hoy la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, en varias entrevistas de televisión.

En ellas, insistió en que los investigadores trabajan en la localización de pistas que ayuden a identificar a los responsables de lo que está siendo investigado como "un potencial acto terrorista".

En ese sentido detalló que se investigan huellas dactilares encontradas en el vehículo, donde había algún tipo de "detonador móvil", y aseguró que "hay un montón de pruebas forenses que se están procesando por parte de mucha gente", aunque por el momento no se ha realizado detención alguna y "es demasiado pronto" para apuntar detalles sobre los posibles autores.

Hacia las 18.30 del sábado hora local (22.30 GMT) un Nissan Pathfinder verde oscuro fue estacionado en plena Times Square, en la calle 45 junto a Broadway, con el motor y las luces de emergencia encendidas.

A los pocos minutos un vendedor de camisetas alertó a la policía del humo que salía de una caja que había dentro del automóvil, al tiempo que varios testigos aseguraron haber oído pequeñas y continuadas explosiones en el interior del vehículo.

Un robot del equipo de artificieros confirmó que el "rudimentario carro bomba" -como ha sido descrito por la Policía- contenía materiales explosivos, que poco a poco fueron retirados y puestos a salvo para ser investigados.

El gobernador del estado de Nueva York, David Paterson, se refirió a este incidente como un "acto de terrorismo", aunque las autoridades insistieron en que el dispositivo no había sido elaborado por profesionales o gente bien entrenada.

"Esta noche tenemos una increíble deuda de gratitud con las heroicas actuaciones del Departamento de Policía de Nueva York y de un neoyorquino que identificó el vehículo sospechoso", dijo Paterson en una declaración escrita.

Añadió que, "por suerte, nadie ha resultado herido, y ahora la ciudad, el estado y las autoridades federales centran su atención en llevar ante la Justicia al culpable de este acto de terrorismo".

Las calles y múltiples establecimientos de la zona, ubicada en el Midtown de Manhattan, unos kilómetros al norte de donde se encontraban las Torres Gemelas destruidas el 11 de septiembre de 2001, fueron desalojadas y varios espectáculos de Broadway tuvieron que ser suspendidos o retrasados.

Las autoridades no han conseguido identificar al conductor del vehículo, cuyas matrículas no coincidían con el modelo de automóvil, y revisan imágenes de cámaras de seguridad de los alrededores para tratar de obtener más información.

Según detalló el jefe del Departamento de Policía de Nueva York, Raymond Kelly, en una rueda de prensa convocada de madrugada, el vehículo estaba cargado con tres contenedores de propano, dos de gasolina, dos relojes con pilas, cables, fuegos artificiales de consumo casero, lo que parece una caja para guardar armas y otros materiales.

Kelly, que calificó el dispositivo de "improvisado", añadió que las autoridades "están en el proceso de identificación de cámaras adicionales que puedan haber capturado imágenes del vehículo y, lo que es más importante, la gente debió ver a alguien conducir o salir del automóvil".

"Hemos evitado lo que podría haber sido un incidente muy mortífero", aseguró en esa misma rueda de prensa el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, quien reconoció que aún no se sabe "quién ha hecho esto ni por qué".

Bloomberg también se refirió al dispositivo como de fabricación "amateur" y recordó que "terroristas de todo el mundo que se sienten amenazados por las libertades que tenemos en este país se centran en el símbolo de estas libertades, y ese símbolo es Nueva York".

Un portavoz del FBI en Nueva York declaró a la prensa que un grupo de trabajo de ese cuerpo, especializado en terrorismo, se había unido a la investigación de la policía neoyorquina, aunque aclaró que, pese a que el posible carácter terrorista de este incidente es un importante elemento de la investigación, aún no están seguros de ello.