Domingo, 2 de Mayo de 2010

Alerta máxima en Times Square

La policía busca al autor del fallido atentado con un artefacto casero en el centro de Nueva York

I. PIQUER ·02/05/2010 - 18:16h

"Hemos tenido suerte". A las dos y media de la madrugada del domingo, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, anunciaba a la prensa que la ciudad acababa de escapar de un atentado terrorista. Horas antes, la policía había descubierto en Times Square, abarrotado de gente en una tarde especialmente veraniega, un todoterreno con un artefacto casero, aparentemente dispuesto a estallar. La alerta provocó la evacuación de la zona. De pronto, el centro más concurrido de Manhattan se convirtió en una zona fantasma.

La bomba, calificada de "amateur" por Bloomberg, contenía tres bombonas de propano, potentes fuegos artificiales (que en el estado de Nueva York son ilegales), dos contenedores de gasolina, dos instrumentos de relojería y una caja de metal. Estaba situada en la parte trasera de un Nissan Pathfinder oscuro de cristales tintados.

Los talibanes se atribuyen el ataque, pero el Gobierno no lo confirma

A las seis y media de la tarde, un vendedor de camisetas fue el primero en percatarse del todoterreno mal aparcado en una esquina entre la calle 45 y la séptima avenida, vacío, con el motor en marcha y las luces de emergencia. Del coche, salía un pequeño hilo de humo. El vendedor alertó enseguida a un agente de la policía montada que, al oler al pólvora, decidió empezar a evacuar la zona y llamó a los bomberos y los artificieros. Tras comprobar que se trataba efectivamente de una bomba, decidieron cerrar Times Square.

"Una bola de fuego"

La bomba "iba a estallar pero se atascó", explicó el portavoz de la policía, Paul Browne. De haber funcionado, el artefacto hubiera actuado más como una bomba incendiaria que como un explosivo, indicó a The New York Times un ex responsable del equipo de artificieros de la ciudad. "La intención era crear una bola de fuego", dijo el jefe de la policía, Ray Kelly.

El explosivo era "amateur": contenía fuegos artificiales, propano y gasolina

Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interior, aseguró ayer que el Gobierno está investigando el incidente como un "potencial ataque terrorista", pero parecía tratarse "de un hecho aislado".

Los talibanes de Pakistán se atribuyeron ayer tarde el atentado fallido en una web islamista, pero al cierre de esta edición las autoridades de EEUU no habían confirmado la veracidad del mensaje.

"No sabemos quién ha hecho esto ni por qué", dijo Bloomberg. La matrícula de Connecticut del todoterreno no correspondía al vehículo. El dueño de la placa ha sido interrogado por el FBI y aparentemente no tiene nada que ver.

Reaparece la psicosis del 11-S

Times Square, acostumbrado al macro evento de fin de año, tiene un denso entramado de cámaras de seguridad y se esperaba que pudieran haber captado imágenes de los terroristas. Ayer ya se tenía un vídeo del vehículo circulando por la calle 45 a las 16.38.

Nueva York, que en algunos aspectos sigue viviendo en la psicosis del 11-S, se despertó con la resaca del miedo. Sin embargo, muchos no se enteraron porque todo pasó muy deprisa, en la tarde noche del sábado, cuando la gente no suele ver la televisión. A primera hora de la mañana, Times Square ya había reabierto y el alcalde pedía normalidad. De hecho, durante la alerta, algunos teatros suspendieron su función pero otros no.

"Esta es una ciudad de 8,4 millones de personas y la gente debe seguir haciendo sus cosas. Si ven algo raro deben alertar a las autoridades para que los profesionales se hagan cargo. Es lo que hizo el vendedor y por eso no pasó nada", dijo Bloomberg. El alcalde subrayó que Nueva York, "por ser el símbolo de las libertades", seguía siendo un objetivo prioritario de posibles atentados. "A veces decimos que todos los terroristas tienen un mapa de Nueva York en el bolsillo, lo que nos recuerda los retos que debemos afrontar", subrayó.

Mientras, la ciudad ya tieneun nuevo héroe: Lance Orton, el vendedor que advirtió a la policía y al que aparentemente no le gusta su nueva fama. "No diré nada, no tengo nada que decir", increpaba a las cámaras de televisión que intentaban sonsacarle.

Noticias Relacionadas