Domingo, 2 de Mayo de 2010

Los reguladores de privacidad vigilan las redes sociales

Reuters ·02/05/2010 - 15:31h

En los últimos seis años, las redes sociales han sido el fenómeno más destacado de Internet, conectando a más de 1.000 millones de personas que intercambian videos, fotos o felicitaciones en el último momento.

Estas webs, lideradas por Facebook con más de 400 millones de usuarios, dependen mucho de la voluntad de la gente para compartir información personal con una red cada vez mayor de "amigos", ya sean personas que conocen en realidad o que contactaron por Internet.

La disposición de los miembros a agregar contactos ha dado a los sitios un poderoso alcance global, atrayendo a usuarios de 7 a 70 años, y con ellos una profunda y potencial vía de ingresos de publicidad focalizada.

números de teléfono y direcciones, ente otras cosas - en servidores de un pequeño número de empresas.

El tsunami de facebook se ha extendido en apenas seis años desde el dormitorio de Harvard de su fundador Mark Zuckerberg, de 25 años, para envolver a más de 400 millones de personas, suficiente para ser el tercer país más poblado del mundo.

Esto suscitó graves problemas de privacidad, y varios gobiernos de Europa, Estados Unidos y Asia han mostrado su preocupación por el potencial robo de datos, en caso de que las identidades de las personas sean duplicadas a cambio de dinero o que se explote a niños por medio de Internet.

Las autoridades encargadas de la protección de datos de varios países mantuvieron el domingo una teleconferencia para hablar sobre cómo trabajar en conjunto para proteger la privacidad, y la Unión Europea también estudia el rol que puede desempeñar.

Los legisladores están analizando lo que pueden hacer para limitar el rol estilo "Gran Hermano" de algunas páginas web.

"No podemos esperar que los ciudadanos confíen en Europa si no defendemos seriamente el derecho a la privacidad", dijo Vivian Reding, encargada europea de los medios y la sociedad de la información, en un discurso en enero.

"Facebook, MySpace o Twitter se han vuelto muy populares, particularmente entre los jóvenes. Sin embargo, los niños no siempre pueden evaluar todos los riesgos asociados con la exposición de datos personales", dijo al Parlamento Europeo.

PRIVACIDAD, CONOZCA A LA RED

El debate en torno a la privacidad se desarrolla desde que existe Internet, pero el crecimiento explosivo de las redes sociales y la profunda inquietud sobre su impacto en la interacción social, lo avivó en los últimos meses.

Casos como el del soldado israelí que anunció detalles de una ofensiva en Facebook y la condena por homicidio de un violador en Gran Bretaña que se hizo pasar por un niño en esta web, generaron nuevos temores entre legisladores y padres de familia.

En 2009 y 2010, Canadá desafió las opciones de privacidad y el uso de información personal para la publicidad focalizada. Noruega presentó quejas después de un estudio sobre los términos y condiciones de la red social.

Facebook añadió combustible al debate con su decisión, en diciembre del 2009, de cambiar sus opciones de seguridad para hacer que los perfiles de los miembros sean más accesibles, a menos que los usuarios modifiquen la alternativa manualmente.

Zuckerberg explicó la medida en enero, diciendo que la conducta social estaba cambiando a causa de Internet y que la privacidad no era lo mismo ahora que hace seis años.

"La gente se ha acostumbrado a compartir más información y a hacerlo más abiertamente con más personas", dijo Zuckerberg. "La norma social simplemente es algo que ha evolucionado", añadió.

Ese podría ser el caso, y la tendencia de los adolescentes a compartir imágenes de sí mismos desnudos o casi desnudos en Internet podría sugerir que las costumbres culturales están cambiando.

Thomas Nortvedt, director de asuntos digitales en el Consejo Noruego de Consumidores, ve el cambio de las opciones de privacidad de Facebook como un punto de inflexión.

"Las opciones de privacidad en Facebook han generado conciencia sobre (...) la privacidad en su totalidad, no sólo entre las personas sino entre los gobiernos y las autoridades regulatorias", dijo Nortvedt a Reuters.

"Ellos ven que esto, si no es un problema, es al menos un desafío y algo tiene que hacerse al respecto", añadió.