Domingo, 2 de Mayo de 2010

Van Gaal vuelve a triunfar fiel a su estilo

Reuters ·02/05/2010 - 10:44h

El futbolista argentino Juan Román Riquelme siempre ha recordado la sinceridad de Louis van Gaal, después de que el técnico holandés le dijera que no lo tenía en sus planes para el Barcelona.

"Es una de las pocas personas que dicen las cosas a la cara", dijo Riquelme sobre un encuentro con el holandés, que el sábado se aseguró la Bundesliga con el Bayern de Munich y que llevó también al equipo a la final de la Copa de Alemania y de la Liga de Campeones.

"El primer día se sentó conmigo y me dijo que el presidente (del club) me había contratado y que él no, así que fue inmediatamente obvio para mí que no iba a jugar. Pero prefiero que la gente sea así. El hombre fue muy sincero y he aprendido de la experiencia", agregó.

Van Gaal, a cuyo mando el Bayern se proclamó virtual campeón de la Bundesliga tras una victoria 3-1 sobre el Bochum, es uno de los entrenadores de fútbol más pintorescos, conocido por su capacidad para ponerse progresivamente rojo de rabia cuando se enfada.

Su carrera como entrenador ha sido testigo de algunos fracasos, como no lograr clasificar a una selección holandesa llena de talento para el Mundial de 2002 en Japón y Corea del Sur.

Además de Riquelme, el brasileño Rivaldo, en el Barcelona, y el italiano Luca Toni, en el Bayern, son otros jugadores cuyo gran talento no fue valorado por Van Gaal.

Sin embargo, el holandés también posee un don para sacarle provecho a jugadores aún por pulir.

Bajo su mando, el Ajax de Amsterdam ganó la Liga de Campeones en 1995 con un grupo repleto de jugadores jóvenes y su decisión de darle la titularidad a Carlos Puyol durante su etapa en el Barcelona le ha dado grandes resultados tanto al club catalán como a la selección española.

En el Bayern ha confiado entre otros en Thomas Müller, y el delantero de 20 años coronó su gran temporada con tres goles el sábado ante el Bochum, los cuales dieron tres puntos de ventaja a su equipo sobre el Schalke 04 con una diferencia de 17 goles sobre su rival, a falta de un sólo partido.

Cuando el Bayern complete el trámite y se corone formalmente campeón ante el Hertha de Berlín la semana que viene, Van Gaal ya podrá decir que ha ganado títulos de liga con cuatro clubes de tres países, tras los logrados con el Ajax y el AZ Alkmaar, en Holanda, y con el Barcelona.

"Para mí esto es un logro muy grande", dijo tras el partido del sábado.

"No creo que muchos entrenadores en Europa hayan tenido la suerte de ser campeones en tres países (...) Estoy muy orgulloso. Puede ser que ahora deba buscar otro país", dijo risueño.

También tendrá la oportunidad de convertirse en el tercer entrenador en ganar la Liga de Campeones con dos clubes diferentes, cuando su equipo se mida ante el Inter de Milán el 22 de mayo en la final del torneo en Madrid.