Domingo, 2 de Mayo de 2010

Grecia asume un severo ajuste de 30.000 millones

La economía helena caerá un 4% este año y un 2,6% en 2011

V. Z. / AGENCIAS ·02/05/2010 - 12:29h

Grecia por fin tendrá el dinero que necesita para hacer frente a sus vencimientos de deuda el próximo día 19, pero para conseguirlo ha tenido que asumir un plan de ajuste a tres años sin precedentes. No tenía más remedio que aceptarlo. Era el sacrificio o la bancarrota, en palabras del primer ministro, Yorgos Papandreu.

El severo plan de ajuste busca un ahorro de 30.000 millones de euros en tres años con una importante reducción de las pensiones y los salarios de los funcionarios, así como con un fuerte aumento de los impuestos, el segundo de este año.

El objetivo es situar el déficit por debajo del 3% en el año 2014. Sólo así aceptaron el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea conceder la ayuda de 110.000 millones de euros con la que Grecia asegura que evitará la suspensión de pagos.

Papandreu aseguró ayer: "Es un paquete de ayudas sin precedentes para un esfuerzo sin precedentes de los ciudadanos griegos. Estos sacrificios nos darán el aire y el tiempo que necesitamos para hacer grandes cambios".

Ante el fuerte rechazo de los ciudadanos, que no entienden que tengan que pagar ellos los errores del anterior Gobierno, el ministro de Finanzas, Yorgos Papaconstantinou, aseguró que han hecho un esfuerzo "enorme" para que los más desfavorecidos sean los menos castigados por este plan de ajuste. "Pero desgraciadamente, todos tenemos que hacer esfuerzos", añadió el ministro en la rueda de prensa celebrada al término del Eurogrupo.

El plan contempla la mayor rebaja salarial para los funcionarios con sueldos superiores a los 3.000 euros mensuales y también para los pensionistas con una paga de más de 2.500 euros al mes. Además, impone un nuevo impuesto para las empresas con mayores beneficios.

El ministro intentó convencer al mundo de que las imágenes de grandes manifestaciones y duras luchas de los ciudadanos con la policía no reflejan el sentir general del pueblo, que a su juicio "tiene conciencia de la necesidad de cambio y apoya nuestros esfuerzos siempre que les demostremos que hay un reparto de la carga".

El plan de ajuste permitirá a Grecia "no estrellarse", pero al tiempo perjudicará a corto plazo a su economía, que caerá en una recesión mayor de la esperada. Este año, según las previsiones del FMI, el PIB caerá un 4% el doble de lo estimado, y el próximo año descenderá otro 2,6%. Y es que, según dijo ayer Olli Rehn, el comisario europeo de Economía, "no se puede esperar que la situación cambie de la noche a la mañana".