Domingo, 2 de Mayo de 2010

Nadal y Ferrer juegan una final española en Roma

Reuters ·02/05/2010 - 08:30h

Rafa Nadal se enfrenta hoy a David Ferrer en una final española del Masters 1000 de Roma, después de que ambos vencieran el sábado en sus respectivos partidos de semifinales.

Nadal se impuso al letón Ernest Gulbis, que derrotó a Roger Federer en este torneo, por 6-4, 3-6 y 6-4, mientras que Ferrer aprovechó una caída en el nivel de su compatriota Fernando Verdasco para vencerlo por 7-5 y 6-3.

El ex número uno del mundo Nadal pareció recuperar su dominio en la tierra batida después de varias lesiones en 2009, tras ganar el Masters de Montecarlo con facilidad hace dos semanas.

Sin embargo, Gulbis, número 40 del escalafón mundial, mostró que un quinto título del español en el próximo Roland Garros no era una carrera ganada.

Gulbis comenzó mal y cedió con facilidad el primer set, pero posteriormente, el letón superó sus nervios, creció en confianza y se puso 3-0 en el segundo set ante un errático Nadal, antes de ganar el parcial.

En el último set, el español no se equivocó y tras un revés ancho de Gulbis selló el partido, siguiendo en carrera para lograr un quinto título en seis años en Roma.

"Fue realmente difícil jugar en su contra (de Gulbis). Todo el tiempo estaba sirviendo a 210, 215, 216, 217 (kilómetros) por hora", dijo Nadal tras el partido.

"Un jugador con ese servicio puede ser 'top ten' seguro", agregó.

Mientras, Gulbis se mostró satisfecho por lo hecho en la tierra romana.

"Estoy contento con la forma en que estoy jugando. Sé que si juego bien puede meter a alguien en problemas", dijo el jugador de 21 años.

"Tengo un buen saque, juego tiros difíciles, así que espero ser cabeza de serie en el Abierto de Francia y en Wimbledon, y no tener que jugar contra los mejores jugadores de inmediato", añadió.

DULCE VENGANZA

Pos su parte, Ferrer se vengó de Verdasco, su compañero de equipo en la Copa Davis, que la semana pasada lo había vencido en la final del Conde de Godó.

Verdasco, sexto cabeza de serie, llegó a colocarse 5-1 antes de perder la concentración y el dominio del partido, dejando escapar ocho juegos seguidos durante el primer set y comenzando el segundo con un 2-0 en contra.

El madrileño, que necesitó alrededor de tres horas para derrotar a Djokovic el viernes, bajó su nivel mientras hacía unos gestos de dolor que sugerían que podría tener algún problema físico.

"Estaba cansado, no sólo después del 5-1, desde que me desperté", dijo Verdasco en una conferencia de prensa.

"Me rompió por primera vez y tomó confianza. Vio que estaba cansado y el partido cambió por completo", agregó.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad