Sábado, 1 de Mayo de 2010

Inmigrantes en Chicago piden acción a Obama y rechazan ley de Arizona

EFE ·01/05/2010 - 22:41h

EFE - Un pequeño grupo de manifestantes muestra su apoyo a la gobernadora de Arizona Jan Brewer durante una marcha de cerca de 7.000 personas este 1 de mayo en la ciudad de Tucson, Arizona, EE.UU., para reclamar una reforma migratoria justa.

Miles de manifestantes salieron hoy a las calles de Chicago en el Día Internacional del Trabajo para reclamar al presidente Barack Obama por el retraso de la reforma migratoria y para mostrar su apoyo a los inmigrantes de Arizona.

El día comenzó con un mitin conmemorativo frente al monumento dedicado a los Mártires de Chicago.

Humberto Montes de Oca, secretario del Sindicato Mexicano de Electricistas, dio un mensaje de apoyo los trabajadores del país y a todos los inmigrantes.

"Es un honor estar al lado de este símbolo de los trabajadores del mundo", dijo Montes de Oca, al que siguieron otros activistas que con discursos, canciones y relatos de las vidas de los Mártires resaltaron el valor de este día.

"Hoy es el Día de los Trabajadores, pero también es el día de los inmigrantes", señaló por su parte Carlos Arango, del Frente Unido de Inmigrantes, grupo organizador del acto.

Más tarde, miles de manifestantes se congregaron en el Parque Unión bajo un cielo nublado con amenazas de lluvia antes de partir al centro de la ciudad.

Grupos de danza, música, sindicatos, iglesias y organizaciones llenaron a capacidad este parque antes de marchar a la Plaza Federal.

Dos temas dominaron las pancartas y los letreros: la falta de acción de Obama de iniciar la reforma migratoria y la ley SB1070 que criminaliza a los inmigrantes en Arizona.

"Dios Bendiga a Nuestros Hermanos en Arizona", decía un letrero. "Arizona Deja de Sembrar el Miedo", se leía en otros mensajes.

Arturo González, del grupo Interfaith Leadership Project de Cicero, quien llegó a la marcha con un contingente de 40 personas, culpó a Obama por lo ocurrido en Arizona.

"La reacción de Arizona a los inmigrantes en la consecuencia de la inacción de Obama", dijo González a Efe.

Brendan Curran, un sacerdote católico de la Iglesia de San Pío en el barrio de Pilsen en Chicago -quien fue arrestado junto con 23 otros activistas el 27 abril cuando bloquearon la entrada del Centro de Detención en Broadview-, llegó a la marcha con unas 30 personas más.

Curran afirmó a Efe que la comunidad inmigrante siente frustración por el retraso de la reforma y el incremento de los ataques a los inmigrantes.

Gritos y aplausos recibieron el discurso del Reverendo Jesse Jackson, líder de la organización Rainbow PUSH, quien alentó a los manifestantes a luchar para que "Arizona entre a la Unión Americana."

"Sigan marchando", expresó Jackson en una rápida letanía de palabras, y animó a boicotear ese estado con la cancelación de conciertos y encuentros deportivos.

Artemio Arreola, líder de la organización 10 de Marzo, que organizó la marcha, dijo a Efe que esperaban de "20.000 a 40.000" personas hoy.

El activista hizo un llamado a los hispanos en Arizona para que se organicen políticamente y luchen por sus derechos.