Domingo, 2 de Mayo de 2010

Incierto futuro para La Naval

"Si no llega un contrato en dos meses, volveremos a la lucha", dice Macías

GUILLERMO MALAINA ·02/05/2010 - 08:00h

semeyapress - El trabajo depende de un contrato con Bard.

La Naval es un astillero centenario cuyo futuro en la margen izquierda del Nervión cuelga de un hilo. Sólo le queda carga de trabajo hasta marzo de 2011 y su plantilla ya está bajo un ERE. Su esperanza es que antes de dos meses llegue un nuevo pedido.

Este es el incierto panorama de un astillero histórico y sustento de varias generaciones de familias a lo largo de todo un siglo. Miguel Macías, presidente del comité de empresa, es testigo de su historia reciente. Se incorporó a La Naval en 1982. Eran otros tiempos. Entonces, entre sus diques, 4.000 trabajadores se ganaban el jornal. Después, fueron llegando las repetidas reconversiones en 1987, 1992, 1994, 1996... Un goteo continuo hasta 2006, cuando el astillero dejó de ser propiedad de IZAR para pasar a manos privadas. "De los 657 trabajadores que había antes de la privatización nos quedamos 340", recuerda Macías.

El presidente del comité llama la atención sobre el hecho de que la crisis actual la afrontan de un modo diferente a las sufridas cuando el astillero era público: "En aquellas reconversiones, los trabajadores luchábamos contra el Gobierno y, mira, ahora, en cambio, buscamos que sea nuestro aliado para lograr más carga de trabajo". Ahora ese aliado es el Ejecutivo vasco, que media para que este astillero especializado en construir portacontenedores, petroleros, quimiqueros y dragas, entre otros buques, pueda entrar en el pujante sector de los aerogeneradores marítimos. Para ese tránsito, está resultando decisiva la implicación del consejero vasco de Industria, Bernabé Unda, quien fue precisamente director general del astillero hasta 2005.

La Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE) ya ha aprobado los avales y sólo falta que la dirección del astillero cierre un contrato con la alemana Bard para construir un buque para colocar molinos de viento en el mar. Este contrato garantizaría trabajo, al menos, un año más, hasta enero de 2012. "Estamos a la espera. Tenemos esperanza. Pero si ese contrato no llega en dos meses, no nos va a quedar otra que volver a la lucha", dice Miguel Macías.

LA FICHA

Empresa: Construcciones Navales del Norte.

Sector: Naviero.

Plantilla: 340 obreros. Están bajo un ERE que puede afectar a 180 al mes.

Los socios: Idie (34,6%), Grupo Knutsen (8,6%), Astilleros de Murueta (34,6%), Iniciativa Navales del Norte (12%) y Naviera del Nervión (10,3%).

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad