Sábado, 1 de Mayo de 2010

El Museo Magritte de Bélgica expone una vida dedicada al arte

Reuters ·01/05/2010 - 09:00h

Si uno quiere viajar a través de la vida y obra del artista René Magritte, puede ir al museo belga dedicado al pintor surrealista.

Abierto el pasado junio, el Museo Magritte (www.musee-magritte-museum.be) cerca del corazón de Bruselas, está a apenas unos pasos del Palacio Real de la ciudad.

El museo contiene más de 200 obras que incluyen pinturas al óleo, dibujos, esculturas y objetos pintados, además de pósters publicitarios, partituras musicales, fotografías antiguas y películas producidas por Magritte.

La galería se describe como el centro de referencia mundial acerca del artista y ha desarrollado una web para proveer el acceso online a archivos e informaciones sobre la vida y obra del pintor.

La visita comienza en el primer piso, donde se puede adquirir una audioguía e intérprete, que cuesta 4 euros.

A continuación, se sube al tercer piso, donde uno puede tomar su propio camino paseando a través de los 20 años de trabajo y vida de Magritte.

Durante el recorrido por el museo, el visitante se siente como en el País de las Maravillas al entrar en una de las pinturas de Magritte, con sus paredes negras, galerías iluminadas a baja luz y extrañas esculturas.

La exposición emula la tendencia del artista a incorporar textos en sus obras, al estampar las paredes con famosas citas de Magritte escritas a mano y en francés.

Magritte fue un miembro fundador del colectivo surrealista belga, que incluía a otros pintores, escritores e incluso cineastas.

Los que tengan curiosidad por el hombre detrás del artista, pueden visitar también la residencia de Magritte en Bruselas, a 15 minutos en coche o media hora en metro desde el museo.

En Jette, un suburbio de Bruselas, los visitantes encontrarán la casa en donde Magritte vivió y trabajó desde 1930 a 1954.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad