Domingo, 30 de Septiembre de 2007

María Pagés dice que "todo lo que se pida para la danza y para el flamenco es poco"

Agencia EFE ·30/09/2007 - 13:57h

Agencia EFE - Imagen de archivo de la bailaora y coreógrafa María Pagés. EFE

"Todo lo que se pida para la danza y para el flamenco es poco por la situación que tenemos", afirma la bailaora María Pagés, quien, por primera vez con su compañía, hace temporada en el Teatro de la Zarzuela con "Sevilla", una pieza cargada de emociones y mucho de sí misma.

Tras su exitoso paso por El Cairo con "Flamenco Republic" y mientras prepara con mucha ilusión su estancia en noviembre en Nueva York invitada por Baryshnikov en su Arts Center, María Pagés y su compañía estarán del 3 al 13 de octubre en el Teatro de la Zarzuela, donde la bailaora concede una entrevista a EFE para hablar de las raíces de "Sevilla", de su mundo creativo y la situación del flamenco.

"Todo lo que se pida para la danza y para el flamenco es poco por la situación que tenemos. Un Ministerio de Cultura tiene que tener muy presente que el flamenco es el arte con el que más se nos identifica y el que más nos representa en el mundo, y por tanto, tiene que haber un plan o una dedicación especial, porque es genuinamente español", afirma la artista sevillana.

Sobre el papel de la Administración, añade: "hay una necesidad clarísima. El flamenco es algo tan cotidiano que ni siquiera lo apreciamos, y eso es un grave error. Me consta que hay un interés por parte del ministro de Cultura, César Antonio Molina, de hacer algo en ese sentido. Confío que sea así; no pueden fallar en esta ocasión".

Calificada como rompedora e innovadora -baila con música de Peter Gabriel o Tom Waits-, María Pagés expone como se ve a sí misma y su proceso creativo: "tengo la enorme fortuna de ser una persona libre a la hora de crear. Si tengo una inspiración no me voy a dejar llevar nunca por un prejuicio establecido, que marque unas pautas de las que yo no participe en ese momento".

"Es verdad -puntualiza-, soy flamenca y respeto y amo con pasión mis orígenes, pero el flamenco es un arte vivo y en continúa evolución; pasa por un periodo importante y tengo la suerte de estar ahí; tengo oportunidades de hacer lo que yo quiera, y eso es un privilegio que no voy a desaprovechar".

Con esta filosofía, ha construido una trayectoria que comenzó en los años 80 con María Rosa y Antonio Gades -quien la inculcó la importancia del "espíritu de compañía"-.

Premio Nacional de Danza 2002 en la categoría de creación y directora del Centro Andaluz de Danza entre 1996 y 1997, María Pagés fundó en 1990 su compañía, que desde 2000 es residente en la localidad madrileña de Torrelodones, con un proyecto que la encanta porque disfruta del Teatro Bulevar para crear y ensayar.

Por ello, reconoce que tiene "el corazón dividido" entre Sevilla y Madrid: "el mundo es tan grande que hay que tener corazón para todo".

Actualmente, tiene cuatro espectáculos en repertorio, el último y de mayor formato es "Sevilla", un trabajo "especial", porque habla de su ciudad natal y de sí misma.

"Soy curiosa, busco e investigo, pero siempre necesito mantener un equilibrio, volver a mis referencias, a eso que te acompaña a lo largo de toda tu vida, lo que configura tu personalidad. Lo que eres y lo que vas a ser. Por eso necesitaba volver a Sevilla, ciudad inspiradora por naturaleza", aclara la bailaora.

Además, recuerda, el espectáculo fue creado "en un momento de su vida muy delicado y difícil", y por tanto, está cargado de emociones.