Domingo, 30 de Septiembre de 2007

El cannabis puede adelantar 12 años la aparición de la psicosis

Agencia EFE ·30/09/2007 - 12:51h

Agencia EFE - Imagen de una plantación de cannabis-sativa (marihuana) en Andalucía. EFE

El uso del cannabis, una droga ilegal que consume en España un 11,2% de la población, adelanta la edad de aparición de las psicosis hasta en 12 años de media en caso de grandes dependientes, según un estudio que publicará próximamente la revista "Journal of Clinical Psychiatry".

El estudio ha sido realizado por un equipo de psiquiatría del Hospital Santiago de Vitoria, dirigido por la doctora Ana González Pinto, sobre 131 pacientes que entre 1997 y 1999 ingresaron en ese centro con un primer episodio de psicosis, una enfermedad que afecta al 2 por ciento de la población y que se caracteriza por la presencia de delirios y alucinaciones.

Hasta ahora, la comunidad científica había determinado la relación entre el uso del cannabis y las psicosis, y así lo reflejaba el Ministerio de Sanidad en un informe sobre el Cannabis publicado en febrero de 2006, en el que se afirmaba que su consumo "puede triplicar el riesgo de aparición de psicosis sobre todo el sujetos vulnerables".

El trabajo que ahora se presenta confirma que el consumo de cannabis, especialmente el abuso y la dependencia tienen un efecto significativo en la edad del brote psicótico, adelantando la aparición de la enfermedad en 7, 8.5 y 12 años de media en los casos de uso, abuso y dependencia, respectivamente, en comparación con los psicóticos no consumidores.

El póster presentado por Ana González Pinto, en el Congreso Nacional de Psiquiatría celebrado esta semana en Santiago de Compostela, recoge datos de 131 personas, con una media de edad de 28 años, (entre 15 y 65 años), que presentaban en el momento de su ingreso un cuadro de psicosis espontánea, quedando excluidos pacientes con retrasos mentales, desórdenes cerebrales o consumidores de droga como primera diagnosis.

De los 131 pacientes estudiados, 87 eran hombres y 44 mujeres y del total 67 eran consumidores de cannabis (53 hombres y 14 mujeres).

OTRAS DROGAS "Ha habido un debate importante en revistas especializadas sobre si los cannabis reducían o no la edad de comienzo de la psicosis. Concluían, en algunos casos, que como la gente joven consume más se encontraban asociaciones que sólo se debían a la casualidad", explica a EFE la doctora González Pinto. Desde el punto de vista científico "hemos utilizado una metodología que hace que la conclusión sea más fuerte que lo que antes se había descrito y que había sido muy cuestionado", afirma. "Hemos estudiado una muestra muy amplia de cuadros de psicosis y la conclusión es que a más abuso más riesgo de desarrollar antes la enfermedad, lo que significa una diferencia muy importante respecto a anteriores investigaciones", señala la doctora. Este efecto de reducción en la edad de comienzo también se obtuvo, según la psiquiatra, al analizar el grupo de gente más joven, lo que corroboró la hipótesis de que los resultados no variaban si la gente es de menor edad. Al estudiar la circunstancia de que los consumidores de cannabis lo eran además de otras sustancias estimulantes y de alcohol la conclusión es que "sólo el cannabis es el responsable del adelanto en la edad de comienzo de las psicosis", explica la psiquiatra. A través de análisis estadísticos y modelos matemáticos -afirma- "los resultados muestran un claro efecto del consumo del cannabis en la edad de brote, la cual no fue aumentada por el consumo de otras drogas". ANTECEDENTES FAMILIARES La psicosis, una enfermedad que padece un 2 por ciento de la población española (1% esquizofrenia, 1% otros tipos) es uno de los trastornos psiquiátricos que más frecuentemente se consulta. "Es muy difícil presentar una enfermedad así y no acudir al médico, más del 80 por ciento de los primeros episodios psicóticos acude a tratamiento", afirma González Pinto. Esta enfermedad se trata con medicación y con medidas educativas tendentes a disminuir o a evitar el consumo de drogas. "Casi siempre utilizamos otros tipos de terapias familiares, o tratamientos multidisciplinares, pero la medicación es fundamental, hay que tomarla porque si no el pronóstico es mucho peor", agrega. En algunos casos la enfermedad se cura aunque "hay muy diferentes evoluciones, hay algunos que no vuelven a tener otro episodio, otros que evolucionan con un importante deterioro y otros que evolucionan con una mejoría completa y luego tienen una recaída". La influencia de los genes en los trastornos psicótico "es muy importante" -afirma- y de hecho "un porcentaje muy alto de los trastornos psicóticos se dan en familias. Es una de las causas más claramente definidas". "No hemos hecho aún un estudio genético aunque tenemos muestras de sangre y consentimiento de los pacientes, pero sí hemos visto que el porcentaje de antecedentes familiares en los casos estudiados es alto de alrededor del 50 por ciento", agrega. El estudio no determina porcentajes de casos psicosis en consumidores de cannabis, pero la psiquiatra aporta algunos datos de estudios realizados en Holanda en ese sentido que apuntan a que han visto en consumidores de cannabis muchas personas con síntomas, sin llegar a desarrollar una psicosis. Esos trabajos han concluido que los cannabis precipitan la enfermedad en personas vulnerables, con antecedentes familiares, y que incluso entre quienes no tienen antecedentes pueden incrementar el desarrollo de la enfermedad. PELIGRO DEL CANNABIS González Pinto concluye que en el trabajo "hemos llegado a conclusiones que te llevan a cambiar las cosas, a lanzar hipótesis de futuro para mejorar la salud, como es alertar sobre el peligro de los cannabis cuando se consume en un contexto no terapéutico, como ocurre entre los jóvenes", señala. Hay sectores de la sociedad que defienden el consumo, pero "una cosa es que se utilice como tratamiento prescrito por un médico en el cáncer terminal y otra que los jóvenes lo utilicen en un momento que su cerebro se está desarrollando y que les ponga en riesgo ante algunas enfermedades, eso también se tiene que conocer". El trabajo concluye que cuanto menores son los pacientes más difícil es su recuperación, su integración laboral y también su integración social.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad