Domingo, 28 de Febrero de 2010

Militares, amnesia histórica y platillos volantes

Sacheri repasa las claves de la novela en que se basa el filme

PAULA CORROTO ·28/02/2010 - 09:00h

El escritor Eduardo Sacheri escribió la novela El secreto de sus ojos. - REYES SEDANO

Si al escritor Eduardo Sacheri (Buenos Aires, 1967) le dieran a elegir entre el fútbol y la literatura, no sabría con qué quedarse. "Si no gana mi equipo, el Independiente de Avellaneda, para mí ya no es un día perfecto", afirma.

A esta declaración de principios le debe Sacheri casi toda su proyección internacional: fue un relato sobre su pasión futbolística Te conozco, Mendizabal el que en 2001 le llevó a fraguar amistad con Juan José Campanella. El director y guionista entró en una librería y se entusiasmó con el título. Cinco más tarde, entre los dos adaptaron al cine la primera novela de Sacheri, El secreto de sus ojos (Alfaguara), publicada en 2005, adaptación cinematográfica que se convirtió en una de las películas argentinas más taquilleras de toda la historia. Una amistad redonda.

"A los argentinos todavía nos cuesta mucho lidiar con la culpa"

Sacheri cuenta, sin embargo, que esta novela que se sitúa en la Argentina de finales de los sesenta y de los noventa, nunca tuvo como germen una imagen. "Algunos cineastas sí me han dicho que tengo una narrativa muy visual, pero yo desconozco hasta dónde llega esa capacidad. No quiero reflexionar sobre cómo escribo porque temo que eso me paralice", explica el escritor.

La pregunta que se hizo antes de empezar a escribir la novela, en la que un ex agente judicial recuerda las consecuencias de un horrible asesinato acaecido a finales de los sesenta, fue la siguiente: ¿Qué hicieron los argentinos para llegar a la dictadura? Esa es la razón por la que el libro tiene un argumento mucho menos policiaco y romántico que la película.

"En esta historia hay un intento de buscar una mirada más amplia y arriesgada de los años setenta en Argentina. De 1976 en adelante se ha escrito mucho, pero no hemos sido capaces de revisar cómo llegamos a eso. Y no hay dictadura posible sin una sociedad acostumbrada a manejar esas categorías. Porque esos militares no llegaron subidos a un plato volador, sino que nacieron aquí".

"En el país hay miedo. La mirada a los años sesenta sigue ausente"

La culpa y el miedo están detrás de la escasa reflexión sobre los años previos a la dictadura de Videla. El escritor llegó a esta conclusión tras bucear en aquellos años. "A los argentinos nos cuesta mucho lidiar con la culpa. Por eso creo que la mirada a esa época sigue ausente".

Ojo por ojo

En la novela, Sacheri plantea también un debate sobre cómo debe ser el castigo en una sociedad democrática que cree en la justicia, pero en la cual se cometen fraudes, "algo en lo que los argentinos somos doctos", apostilla. ¿Es una solución el ojo por ojo? "Yo creo que en nuestra naturaleza está el confiar en el castigo social, el problema es cuando eso falla. Yo no me pongo del lado de mi personaje, pero le respeto", asegura el novelista.

Tras su colaboración con Campanella, Sacheri quiere escribir más guiones. La pareja está trabajando en un filme de animación sobre un jugador de futbolín, que será una coproducción entre Argentina y España. Eso sí, no va a abandonar la narrativa: "En una novela puedo jugar con la palabra. En un guión no. Me siento un invitado en ese mundo". También se sentirá un convidado en los Oscar, aunque ya tiene lista una metáfora sobre lo que supondrá ganarlo: "Como ganar un Mundial".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad