Sábado, 27 de Febrero de 2010

El Gobierno cubano castiga a los disidentes en huelga

La Comisión de Derechos Humanos denuncia el trato que reciben los opositores

DANIEL LOZANO ·27/02/2010 - 21:30h

Amigos de Zapata con un libro de condolencias en La Habana. - REUTERS

El Gobierno cubano ha movido pieza tras el jaque planteado por los disidentes en huelga de hambre por la muerte de Orlando Zapata. Y lo ha hecho como siempre, de forma contundente. Los opositores han sido recluidos en celdas de castigo, "confinados en solitario, en condiciones infrahumanas para quebrantarles y hacerles desistir de su protesta", denunció a Público Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN).

Las celdas, de dos metros por tres, no tienen camas, sólo un agujero en el suelo para necesidades fisiológicas, según los testimonios recogidos en penales cubanos. Insectos y ratas completan el resto del paisaje. Cuba no permite la entrada de ningún organismo internacional a sus cárceles. "Se trata de una lucha desigual contra un Gobierno poderoso con tremenda capacidad de represión", añadió Sánchez. "Incluso los agentes les retiran el agua para que abandonen".

La oleada de protestas continúa, pese a la recomendación de la CCDHRN para que los opositores desistan "por el daño que supone para su salud". Quien más preocupa es Guillermo Fariñas, ex preso político, que cumple cuatro días de huelga de hambre y cuya salud quedó muy resentida tras meses de ayuno en 2006.

Cuatro presos de conciencia mantienen su huelga de hambre tras conocerse la muerte de Zapata, fallecido tras 86 días sin ingerir alimentos sólidos, en protesta por los malos tratos en prisión y en reclamo de mejoras carcelarias. Otros tres resisten en un ayuno voluntario, "en homenaje póstumo". Seis más se han sumado a la protesta, aunque la CCDHRN prefiere esperar hasta mañana para sumar la cifra definitiva. "La policía les quita el agua y les reprime duramente, consiguiendo que algunos renuncien", calcula Sánchez.

Granma contraataca

El diario oficialista Granma se hizo eco, por fin, de la muerte de Zapata. En un artículo titulado ¿Para quién la muerte es útil?, el periodista Enrique Ubieta, habitual ariete contra los disidentes, resalta que la "absoluta carencia de mártires que padece la contrarrevolución cubana es proporcional a su falta de escrúpulos". El órgano del Partido Comunista acusa a Zapata de ser un preso común de amplio historial delictivo y "de conducta agresiva en prisión", olvidando que fue clasificado como preso de conciencia por Amnistía Internacional en 2004. Y concluye: "Su nombre es ahora exhibido como trofeo colectivo".

Los ataques contra Orlando se han unido a la caza de brujas contra su madre, Reina Tamayo, que ella misma denunció desde su hogar en Banes. "Son dos actos cobardes, cargados de ruindad", clamó Elizardo Sánchez. "Si no respetan a los muertos, ¿qué podemos esperar que hagan con los vivos?".

Noticias Relacionadas