Sábado, 27 de Febrero de 2010

El juicio a Berlusconi por el caso Mills prosigue tras la prescripción a su ex abogado

EFE ·27/02/2010 - 07:18h

EFE - La Corte de Casación en Roma, Italia. EFE/Archivo

El juicio al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, por corrupción en acto judicial se reanudará hoy en el Tribunal Penal de Milán, después de que ayer la Corte Suprema declarara prescrito el mismo delito, por el mismo caso, a su ex abogado, el británico David Mills.

Según informaron a Efe fuentes de la Corte milanesa, el juicio a Berlusconi proseguirá a partir de las 09.30 hora local (08.30 GMT) de hoy en una nueva vista del proceso, en el que, tras su reanudación, hasta ahora no ha comparecido el primer ministro, aduciendo siempre legítimos impedimentos.

El llamado "Caso Mills" juzga el pago de 600.000 dólares de parte supuestamente de Berlusconi a su ex abogado a cambio de que éste falseara su testimonio a su favor en dos juicios de los que el mandatario salió absuelto, unos hechos por los que el británico fue declarado culpable de corrupción en primera y segunda instancia.

Este caso tuvo que ser dividido en 2008 en dos juicios paralelos, debido a que la aprobación de la ley de inmunidad a los cuatro altos cargos del Estado ("Laudo Alfano") permitió que quedara suspendido el proceso en primera instancia a Berlusconi.

En la otra rama del caso, que se ha venido celebrando el jueves, el Supremo italiano decretaba este jueves en última instancia la prescripción del delito de corrupción en acto judicial por el que fue condenado Mills a 4 años y 6 meses de prisión en febrero de 2009, pena confirmada en apelación el pasado octubre.

La decisión del Supremo era clave para el juicio a Berlusconi, pues sus abogados habían solicitado un nuevo aplazamiento del proceso a la espera de escuchar el veredicto que el Alto Tribunal tenía para Mills, ya que forma parte del mismo caso.

Según las fuentes de la Corte Milanesa consultadas por Efe, la prescripción del delito por el que se condenó a Mills no implicará una inmediata anulación del proceso a Berlusconi, aún en primera instancia desde que en octubre de 2006 fuera enviado a juicio.

En una entrevista que publica el diario milanés "Corriere della Sera", uno de los abogados de Berlusconi, Niccolò Ghedini, afirma que el juicio al mandatario debería ser suspendido de nuevo mañana, a la espera de que el Supremo publique las motivaciones de su decisión del jueves, por si cabe la posibilidad de que la prescripción pueda hacerse extensible al mandatario.

Las fechas han sido determinantes en este caso, pues el jueves mismo el fiscal del Supremo, Gianfranco Ciani, solicitaba la prescripción del delito a Mills, que no la absolución del procesado, aduciendo un cambio en la fecha en la que consideraba que se consumó el mismo.

Para el fiscal, el tiempo de prescripción de este tipo de delitos (diez años hasta que haya sentencia en firme) empieza a contar desde el 11 de noviembre de 1999, cuando Mills dio las instrucciones para recibir el pago por su falso testimonio y no desde el 29 de febrero de 2000, como sostuvo el Tribunal de Apelación de Milán en su condena y que fue cuando pudo ya disponer del dinero.

Los tiempos de la prescripción del supuesto delito de Berlusconi, según explica Ghedini, son distintos a los de Mills, pues la suspensión de su juicio por la ley de inmunidad durante casi un año hace que esta posibilidad para el primer ministro no sea "a priori" aplicable hasta dentro de unos meses.

Pero Ghedini asegura que cabe la posibilidad de solicitar que el Tribunal de Milán considere que el delito fue consumado en febrero de 1998, como ya ocurrió en un primer momento en el proceso, lo que haría que el supuesto delito de Berlusconi de corrupción judicial también hubiera ya prescrito.

Los dos juicios en los que la Justicia italiana considera que Mills mintió a favor del mandatario fueron los que, a finales de los años 90, juzgaron el pago de comisiones a funcionarios del Ministerio de Finanzas a cambio de un trato fiscal favorable para Fininvest (el grupo de Berlusconi) y el llamado caso "All Iberian", sociedad que supuestamente falsificó sus balances para financiar ilegalmente varios partidos políticos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad