Sábado, 27 de Febrero de 2010

El dolor de dar vida al verdugo de Anabel Segura

Enrique Villén protagoniza El secuestro de Anabel, el lunes en La 1

REBECA FERNÁNDEZ ·27/02/2010 - 08:00h

Enrique Villén.

El actor Enrique Villén (Madrid, 1960) tardó "muchísimo" en decidir si aceptaba interpretar a Antonio, uno de los dos criminales responsables del secuestro y asesinato de la joven Anabel Segura en el telefilme El secuestro de Anabel, que La 1 estrenará el lunes (22.15 horas). "Me lo pensé porque me producía un vacío, además de que no sabía por dónde cogerlo. La interpretación fue dolorosa y ha sido el personaje más complejo que he hecho", confiesa Villén, quien reconoce que uno de los factores que complicaron su trabajo fue que el suceso se produjo en la vida real en los años noventa.

Por ello, desde el principio este actor se propuso lograr que el espectador no tuviera "ningún tipo de empatía" con un personaje "muy violento" que cometió un "crimen brutal, cuando era una persona aparentemente normal".

Este telefilme, que es una nueva entrega del La Huella del crimen, narra el encuentro entre Antonio y Cirilo al que da vida Juan Codina que concluiría con el asesinato de la joven, la relación entre Antonio y su mujer, Juana interpretada por Luisa Martín, así como la investigación policial y, finalmente, la detención de los culpables. Sin embargo, la producción dirigida por Pedro Costa evita los momentos más duros del caso, ya que "no es necesario mostrarlos, sobre todo porque hay un respeto absoluto hacia Anabel Segura y hacia su familia", que dio el visto bueno al guión, según indica Villén.

El resultado es un telefilme "intenso" que huye de "la parte morbosa" para centrarse en analizar las causas y aportar información sobre un suceso que el personaje al que da vida Villén resumió con frialdad como "un negocio que salió mal".