Viernes, 26 de Febrero de 2010

Mueren 30 personas por una avalancha humana en Mali

El incidente, ocurrido en una mezquita de Tombuctú, provocó decenas de heridos, entre ellos mujeres y niños

EFE ·26/02/2010 - 18:03h

AFP PHOTO FILES / ISSOUF SANOGO - Imagen de la mezquita de Djinguereber, en la ciudad de Tombuctú, donde se produjo la avalancha.

Al menos 30 personas han muerto aplastadas y decenas han resultado heridas en una avalancha humana junto a la principal y más antigua mezquita de la ciudad maliense de Tombuctú, en el noroeste de Mali, informaron fuentes gubernativas.

La avalancha se produjo cuando decenas de fieles musulmanes llegados de todo el norte de Mali se congregaron ante la mezquita Djinguereber, actualmente en obras, para celebrar la fiesta del Mulud, que conmemora el nacimiento del profeta Mahoma. La tradición musulmana marca que hay que efectuar vueltas alrededor del templo, momento en el cual se desencadenó la tragedia.

Las calles alrededor de la mezquita presentaban varias estrecheces a causa de las obras que se realizan en la actualidad en el templo, lo que provocó que se produjera un gran tapón, que desembocó en empujones y en un movimiento de pánico generalizado entre los congregados, explicaron testigos en Tombuctú.

Según el Ministerio de Administración Territorial maliense el suceso provocó la muerte de al menos 30 personas. Otras muchas resultaron heridas, entre ellas varios niños y mujeres.

El presidente de Mali, Amadou Toumani Touré, interrumpió hoy la celebración del Mulud y se desplazó a Tombuctú, acompañado de varios ministros, para conocer personalmente el alcance de la tragedia, confirmaron fuentes gubernativas.

La mezquita Djinguereber fue construida en 1325 por el arquitecto granadino Ishaq es Saheli. Está principalmente hecha de adobe y madera, como prácticamente todo el centro de la mítica ciudad del norte de Mali, cuna de múltiples culturas árabes y subsaharianas, y que alberga en la actualidad cerca de 35.000 habitantes.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad