Viernes, 26 de Febrero de 2010

Los antidepresivos son útiles contra la falta de deseo sexual

Reuters ·26/02/2010 - 16:51h

Por Amy Norton

El antidepresivo bupropion podría reducir los síntomas del trastorno del deseo sexual hipoactivo en mujeres jóvenes, según un pequeño estudio.

El trastorno, conocido por sus siglas en inglés HSDD, se diagnostica cuando una persona tiene poco interés sexual de manera constante y eso le causa estrés o problemas de pareja.

Un estudio en Irán, publicado en BJU International, halló que el bupropion de liberación lenta (Wellbutrin SR) elevaba el deseo sexual en 116 mujeres con HSDD que usaron el fármaco durante 12 semanas.

En comparación con otro grupo de 116 mujeres que tomó un placebo, el primero tuvo el doble de deseo, según una escala estandarizada de la función sexual.

En algunos casos, el bajo deseo sexual está asociado con trastornos como la depresión o los efectos adversos de algunos fármacos, como los antihipertensivos o ciertos antidepresivos. Pero el HSDD excluye esos casos.

Hasta ahora, no existe un tratamiento que sea tolerable para la mayoría de las mujeres, según comentaron los autores del estudio dirigido por Mohammad Reza Safarinejad, de la Universidad Shahid Beheshti, en Teherán.

En Europa, se está probando un parche de testosterona llamado Intrinsa para usar en mujeres posmenopáusicas. El producto no está aprobado en Estados Unidos.

Safarinejad señaló que los estudios demostraron que el bupropion SR mejora la función sexual en mujeres que sufren efectos adversos sexuales por el consumo de otros antidepresivos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS).

La disminución de la libido es un efecto secundario potencial de los ISRS, como sertralina (Zoloft), paroxetina (Paxil) y fluoxetina (Prozac).

El bupropion tiene un mecanismo de acción distinto porque se dirige a otras sustancias del sistema nervioso, la dopamina y la norepinefrina, en lugar de la serotonina.

El equipo le indicó al azar a 232 mujeres, de entre 20 y 40 años, tomar bupropion SR o un placebo durante 12 semanas. Todas las participantes tenían HSDD diagnosticado y no tenían depresión ni otras enfermedades graves.

El equipo no recibió fondos de la industria para realizar el estudio, dijo Safarinejad.

Al inicio, ambos grupos de mujeres tenían el mismo nivel de función sexual, según una escala estandarizada (menos de 16). El nivel normal para una mujer con pareja estable es de 33,6.

A las 12 semanas, aquel nivel subió a 33,9 en el grupo tratado con el antidepresivo y a 16,9 en el grupo de control.

Los efectos adversos más comunes asociados con el bupropion incluyeron dolor de cabeza (9 por ciento del grupo), insomnio y sequedad bucal (7 por ciento cada uno), y náuseas y dolores musculares (6 por ciento cada uno).

Este es el primer estudio que prueba el bupropion en mujeres premenopáusicas con HSDD. "Se necesitan más estudios para conocer mejor el papel del bupropion en el HSDD", dijo Safarinejad.

Se desconoce por qué el fármaco mejoraría la función sexual. Una teoría lo atribuye a un aumento de la actividad de la dopamina y la norepinefrina. Algunos estudios sugieren que la dopamina es clave para el "centro del placer" en el cerebro porque se libera ante "recompensas", como la comida y el sexo.

FUENTE: BJU International, online 11 de febrero del 2010.