Viernes, 26 de Febrero de 2010

Oliver vincula a Munar y Nadal con una productora que cobró contratos millonarios

EFE ·26/02/2010 - 13:32h

EFE - La presidenta del Parlamento balear y ex presidenta del Consell Insular de Mallorca, María Antonia Munar. EFE/Archivo

El ex administrador de Video-U y ex director de Televisió de Mallorca Miguel Oliver, imputado en el "caso Maquillaje", ha atribuido hoy a Maria Antonia Munar y Miquel Nadal la propiedad de la productora que cobró contratos millonarios de la Televisió de Mallorca durante la pasada legislatura.

Su confesión, presentada por escrito, ha sido respaldada por otros dos ex directivos de la productora María Luisa Almiñana y Ramón Rullan, según fuentes jurídicas.

La confesión de los tres directivos se produce a causa de un acuerdo alcanzado por los imputados con la Fiscalía Anticorrupción para conseguir una rebaja de las penas en las que podrían haber incurrido los imputados, añadieron las fuentes.

Al término de la declaración de Oliver, su abogado, José Ignacio Herrero, ha dicho a los periodistas que su cliente había "confesado" y "tirado mierda por todo".

En el escrito presentado al juez Juan Ignacio Lópe Sola en su comparecencia judicial, en la que también estaba presente el fiscal Juan Carrau, Oliver ha desbrozado las operaciones de compraventa de Video-U, empresa investigada en el "caso Maquillaje", y cuya titularidad atribuye a Maria Antonia Munar y Miquel Nadal a través de dos testaferros.

También ha detallado al juez la fórmula de pago de los contratos o subvenciones que recibieron durante la pasada legislatura y, en concreto, varios programas que se retransmitieron por Ona Mallorca como "Tiempo de Deportes" y "Mallorca cara al futuro".

Asimismo, el administrador de Video-U ha explicado los trabajos realizados por la productora en la campaña electoral de Miquel Nadal en las últimas elecciones autonómicas.

Tras la comparecencia de los tres ex directivos de Vídeo-U comparece ante el juez Miquel Nadal, quien no ha querido hacer declaraciones a los periodistas a su llegada a los juzgados de Vía Alemania.