Jueves, 25 de Febrero de 2010

Prepárese: este fin de semana llega la "ciclogénesis explosiva"

Los efectos de este fenómeno pueden ser devastadores y similares a los de un ciclón tropical: este sábado traerá vientos de 130 km/h a buena parte del país

EUROPA PRESS ·25/02/2010 - 15:49h

EFE - Una mujer pugna por mantener abierto su paraguas, en el centro de Vitoria, contra los fuertes vientos que soplan en la ciudad.

La "profunda borrasca" que este fin de semana afectará a buena parte de la Península y Baleares tendrá unas características de "ciclogénisis explosiva", ya que se esperan vientos fuertes en tierra y mar que alcanzarán los 120 y 130 kilómetros por hora en el norte de la Península, debido al frente que se está formando al oeste de Madeira y que se desarrollará con "mucha rapidez e intensidad".

Según el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Ángel Rivera, lo que en este jueves está afectando a la Península es otra borrasca atlántica pero "el cambio" vendrá determinado por el nuevo frente que llegará por el oeste, en la madrugada del sábado a Canarias y desde el medio día a la Península.

Esta borrasca "se distingue" de otras porque tendrá una "evolución muy rápida y una intensificación muy fuerte" que dejará vientos "muy fuertes" en las islas occidentales y su centro se situará en Galicia para salir el domingo por el Cantábrico hacia Francia, donde también dejará vientos "muy fuertes". "Es una borrasca muy amplia y su radio de acción afectará a buena parte de la Península", añadió.

Precisamente estas características coinciden con el fenómeno conocido como "ciclogénesis explosiva" que ya se ha registrado en España en anteriores ocasiones. Así, hace poco más de un año, el 24 y 25 de enero, ésta situación se produjo sobre todo en el norte de la Península y en 1998 otra ciclogénesis explosiva en el Cantábrico dio lugar a una tempestad que provocó el hundimiento del pesquero Marero, del País Vasco, y la muerte de sus ocho tripulantes.

Según los expertos, los efectos de este fenómeno pueden ser devastadores y similares a los de un ciclón tropical aunque no se trate de un ciclón propiamente dicho.

Además, Rivera indicó que la borrasca irá acompañada por vientos de entre 120 y 130 kilómetros por hora en el norte —Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco y Pirineos—, entre 90 y 100 kilómetros por hora en la zona del llano de la mitad norte y el centro, y de entre 100 y 120 kilómetros por hora en Canarias.

Los efectos de este fenómeno son parecidos a los de un ciclón  tropical

De hecho, advirtió de que podrán llegar a activarse alertas de color naranja (riesgo importante) y, aunque "aún está por determinar" se podría llegar a alerta roja (riesgo extremo). "Más que de fuertes lluvias será de fuertes vientos", precisó Rivera, al tiempo que alertó que en las zonas marítimas de Finisterre y oeste del Cantábrico el viento alcanzará fuerza 8 a 9, con intervalos de 10 y 11, y que el temporal tendrá un carácter "duro o muy duro" y olas de 4 a 6 metros.

Concretamente, la profunda borrasca del sábado elevará las temperaturas máximas entre tres y cuatro grados y, hasta entonces, se producirá una "subida gradual" de los termómetros. Rivera precisó que la borrasca está en las capas bajas, pero tiene una situación en altura que funciona como una "inyección energética" que provoca gran rapidez e intensidad.

"Las lluvias serán de débiles a moderadas, sin ser excesivamente intensas y no van a tocar prácticamente a Canarias, pero dejarán cantidades diarias de unos 15 o 20 litros por metro cuadrado", señaló.

Protección Civil avisa

Ante estas predicciones, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior avisa por fuertes vientos en tierra y costeros en distintas zonas del país, especialmente en la mitad norte peninsular y en Canarias, y con menor intensidad en Comunidad Valenciana, Extremadura y Andalucía, al tiempo que se esperan lluvias en las dos Castillas y Extremadura y riesgo de aludes en el Pirineo de Huesca.