Jueves, 25 de Febrero de 2010

La indignación por el asesinato en Dubái llega a Australia

Reuters ·25/02/2010 - 09:55h

La creciente indignación diplomática por el asesinato de un destacado comandante de Hamás en un hotel de Dubái alcanzó el jueves a Australia, ya que el embajador israelí fue llamado a consultas por el uso de pasaportes australianos por parte de un supuesto grupo homicida.

Las autoridades de Dubái han identificado a 26 personas sospechosas de estar implicadas en el asesinato de Mahmud al-Mabhuh. Tres de ellos, de los últimos 15 sospechosos, llevaban pasaportes australianos falsificados.

"Cualquier estado que haya sido cómplice en el uso o abuso del sistema de pasaportes australianos, ni qué decir tiene de llevar a cabo un asesinato, está tratando a Australia con desprecio y por lo tanto el Gobierno australiano adoptará medidas en respuesta", dijo el primer ministro australiano, Kevin Rudd, sin aportar detalles.

Mabhuh fue asesinado el mes pasado en su habitación de hotel y la policía de Dubái dicen que casi seguro fue obra del servicio secreto israelí, el Mossad. Además el miércoles añadieron 15 nuevos nombres a una lista de sospechosos sobre la muerte. Seis llevaban pasaportes británicos, tres irlandeses, tres australianos y tres franceses, dijo en un comunicado el Gobierno de Dubái.

De los primeros identificados, 11 viajaban con pasaportes británicos, irlandeses, franceses y alemanes para matar a Mabhuh. Seis eran británicos que vivían en Israel que niegan su implicación y alegan que sufrieron un robo de identidad.

"Los investigadores de Dubái no descartan la posibilidad de que otras personas estuvieran implicadas en el asesinato", agregaron las autoridades del emirato en un comunicado.

La Unión Europea también ha criticado el supuesto uso de pasaportes por parte de los asesinos, ya que procedían de algunos de sus países miembros.

El ministro australiano de Exteriores, Stephen Smith, que llamó a consultas al embajador de Israel en Canberra Yuval Rotem, dijo que se estaba llevando a cabo una investigación, pero indicó que los tres australianos aparentemente eran víctimas de un robo de identidad.

"Dejé bien claro al embajador que si los resultados de la investigación nos llevan a la conclusión de que responsables israelíes patrocinaron o excusaron el abuso de pasaportes australianos, entonces Australia no lo consideraría un acto de amistad", declaró Smith.

Otros gobiernos también han llamado a consultas a los embajadores de Israel en sus países.

LA INTEGRIDAD, EN JUEGO

Rudd dijo que el uso de documentos falsos era una grave preocupación, ya que ponía en duda la integridad de todo el sistema de pasaportes, tanto en Australia como en otros países, y podría poner en peligro las vidas de las personas víctimas de un fraude de identidad.

Israel no ha negado ni confirmado que haya desempeñado algún papel en el asesinato, pero su ministro de Exteriores precisó que no hay nada que les vinculara con el asunto. Estados Unidos, el principal aliado de Israel, ha mantenido silencio sobre el tema.

El embajador israelí en Estados Unidos, Michael Oren, ha declarado que ningún país excepto Dubái ha acusado a Israel de estar implicado.

"Personalmente no sé nada al respecto", dijo Oren a Reuters.

Mabhuh, nacido en la Franja de Gaza, vivía en Siria desde 1989. Fuentes palestinas e israelíes han dicho que desempeñó un papel clave en el contrabando de armas, financiadas por Irán, a los milicianos en Gaza.

Un responsable de Hamás e Israel han indicado que fue el cerebro del secuestro y asesinato de dos soldados israelíes durante la Intifada palestina en los 80.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad