Jueves, 25 de Febrero de 2010

Competencia investiga una amplia red de constructoras

La CNC sospecha de amaños en las licitaciones de carreteras. Entre las 53 expedientadas están gigantes como ACS, OHL y Eiffage

A. M. VÉLEZ ·25/02/2010 - 00:40h

La investigación de Competencia llega en el peor momento para el sector. - Dani pozo

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) no para. El organismo anunció ayer la apertura de un expediente sancionador contra 53 empresas constructoras, por posibles prácticas anticompetitivas "consistentes en acuerdos de reparto de licitaciones y fijación de precios de cara a concursos públicos para la rehabilitación y pavimentación de firmes y carreteras".

La CNC no ha actuado de oficio, sino después de "una denuncia", según la nota facilitada ayer, que no aclara si el procedimiento se inició por el denominado programa de clemencia, que consiste en otorgar a las empresas infractoras exenciones o rebajas de las multas si confiesan su participación en un cártel. A raíz de esa denuncia, el pasado 15 de octubre, los técnicos de la Dirección de Investigación de la CNC inspeccionaron seis de las empresas investigadas.

La Comisión inició sus actuaciones tras una denuncia y visitó seis compañías

Algunos gigantes

El expediente, abierto en un momento delicado para el sector, afecta, en su inmensa mayoría, a pequeñas y medianas empresas, aunque también hay algunos gigantes del sector, incluyendo a la primera constructora española, ACS (a través de su filial Vías y Construcciones, especializada en obras ferroviarias), y a la sexta, OHL. Esta última, que preside el ex ministro Juan Miguel Villar Mir, aparece por partida doble: además de su matriz, la CNC investiga a una de sus filiales, Asfaltos y Construcciones Elsan. En el listado facilitado por la CNC también aparecen la octava constructora europea, la francesa Eiffage (de la que fue accionista Sacyr), Becsa (perteneciente a la valenciana Lubasa), varias empresas de Copcisa (cuarta constructora catalana) y la corporación Llorente, presidida hasta hace poco por Mario Armero, ex presidente de General Electric en la Península Ibérica, que ha sido fichado por el grupo Avánzit.

A partir de ahora, la CNC tiene 18 meses para decidir impone sanciones o archiva el caso. La multa máxima es de un 10% de la facturación de la empresa sancionada, aunque nunca se ha impuesto.

El organismo ha mantenido una actividad frenética en el último año

Con esta investigación, el organismo que preside Luis Berenguer continúa la frenética actividad del último año, en el que ha abierto cerca de 35 expedientes, frente a los 21 de 2008. Entre sus últimas actuaciones, destacan la reciente multa de más de ocho millones impuesta a tres fabricantes de gel de baño por pactar precios, o la investigación abierta contra las compañías eléctricas, incluyendo a su patronal, Unesa, ante las sospechas de la existencia de "una estrategia de coordinación" para obstaculizar el cambio de suministrador de electricidad.