Jueves, 25 de Febrero de 2010

El PP cuestiona la solvencia de España antes del encuentro

Salgado critica la "extraordinaria gravedad" de las acusaciones de Montoro.

MIGUEL ÁNGEL MARFULL ·25/02/2010 - 00:30h

La portavoz del PP en el Congreso, ayer, al incorporarse a su escaño. - MARTA JARA

En vísperas de la primera reunión de la comisión anticrisis, el PP escenificó en el Congreso una estudiada ofensiva en clave económica contra dos de los interlocutores designados por Zapatero para explorar el acuerdo. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, y el titular de Fomento, José Blanco, capearon ayer la estrategia del PP en una sesión que arrancó Saénz de Santamaría denunciando el "desgobierno" del Ejecutivo en su estrategia contra la crisis. Además, lanzó contra Salgado la pregunta que cada miércoles reserva a la Fernández de la Vega ausente ayer en la sesión de control.

"Arrimar el hombro"

La responsable de la bancada del PP describió un Ejecutivo que, a mitad de legislatura, adolece "de credibilidad, de política económica y de presupuestos". Era la primera entrega de una mañana parlamentaria escrita con los renglones de la crisis. En su respuesta, Salgado reclamó al PP "más rigor" y lanzó una velada alusión a la posibilidad de pacto pidiendo a los conservadores que "arrimen el hombro".

Con todo, el PP elevó la temperatura de sus críticas poco después, en el debate que enfrentó a Salgado y a Montoro. El diputado conservador encendió la respuesta del Gobierno al cuestionar la solvencia de España en una actitud que Salgado calificó de "extraordinariamente grave". España "fue" un país solvente cuando gobernaba el PP, recordó Cristóbal Montoro. Ahora "ha vuelto al pelotón de los torpes de Europa" remató. "España era solvente antes y es solvente ahora", zanjó Elena Salgado.

Sin alcanzar estas cotas de enfrentamiento, el ministro de Fomento fue también interpelado por el PP en una sesión de vísperas que, fuera del hemiciclo escuchó a Esperanza Aguirre pronunciar con acento de pretendida seriedad lo que hace unos días se planteó como una ironía.No era una broma: "Si el gobierno, de verdad, quisiera un pacto, tendría que proponer un pacto de Estado a fondo: que proponga un gobierno de concentración". Lo demás, según ella, "serían pactos puntuales".

El PP se guardó hasta última hora los nombres de la delegación que se sentará hoy con el Gobierno en la primera toma de contacto de cara a la consecución de un pacto de Estado contra la crisis económica. Una vez recibido el documento propuesto por el Ejecutivo, los conservadores delegaron en el portavoz de Economía, Cristóbal Montoro, y en su número dos, Álvaro Nadal, la representación de Rajoy en la mesa del acuerdo. Al no enviar a sus primeras espadas, la secretaria general, María Dolores de Cospedal, o la portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, el PP rebajó la importancia que concede a esta cita.

Noticias Relacionadas